10 Regalos de amigo invisible que NO te puedo vender yo

-Una taza: es un regalo muy bonito, porque te aseguras que aquella persona, si no la usa, como mínimo la verá en el armario de los vasos y pensará en ti cada vez que la vea. Lo mejor es saber si tu amigo invisible es de te o mejor de café. Si el presupuesto lo permite, podemos complementarlo con un poco de café o té a granel y quedaremos muy bien.
-Un libro, desde que leí en una librería italiana «Leo en defensa propia», esta frase se me grabó a fuego y considero que leer es uno de mis pasatiempos favoritos y lo puedes hacer (prácticamente) en cualquier sitio. Y además es gratis!
-Unos zapatos: uno de los mejores regalos que he recibido nunca fue cuando mi amiga María me regaló unas sandalias doradas que se había comprado para una boda y me las pasó, porque era en Marzo y nevó, con lo cual ni las estrenó. Y yo las reventé, literalmente. Y vinieron conmigo de viaje a Bali. No sobrevivieron más allá de dos temporadas, pero siempre le he recordado que fue su mejor regalo.
-Una joya: pocas cosas pueden simbolizar que aquella persona nos importa que comprarle una joya. Y es un regalo que se ajusta prácticamente a todos los presupuestos, puede ser un regalo sencillo o bien algo más fastuoso, dependerá de nosotros.
-Bombones: el chocolate siempre se agradece y siempre apetece. Y este es un regalo que acepta diversos formatos, también. Y puede ser blanco, negro o con leche, siempre adaptándose al gusto del homenajeado.
-Vino: el otro día leía un artículo ( de esos patrocinados por una marca que no te das cuenta hasta medio artículo que te está intentando vender algo) donde decía que si te invitan estos días para quedar bien lo mejor es que lleves una botella de vino. Patrocinios a parte, comparto la idea que es un buen regalo y la persona que lo recibe elige con quien quiere quiere compartirlo, así que es un regalo que recibe dos veces.
-Un masaje: no hace falta decir que mientras escribo estas líneas deseo que alguien me regale alguno! Pues es un rato que te dedican a ti, un regalo de salud y que hará que durante unas horas prácticamente levites.
-Una ginebra: o un derivado. El otro día un amigo me dejó caer que se le había acabado el gin y que quería uno, y hasta me dijo la marca que quería. Yo al principio no caí (soy lenta, sí), pero ahora ya lo tengo en la lista.
-Una entrada al teatro: también las hay de todos los precios, pero una buena función es un muy buen detalle, la verdad. Y no hace falta que sea una función de texto, puede ser un espectáculo de magia o bien un monólogo.
-Un calendario solidario, ben, aquí hago un poco de trampa porque este regalo sí que te lo puedo vender yo!! Es un calendario donde cada mes hay una ilustración relacionada con un tema animalístico y todos los beneficios de este calendario se darán a Arca Internacional, una protectora de animales de Tarragona.

Imagen de www.pexels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *