Trabajo artesanal

Desde que empecé a coser he experimentado una evolución que me ha hecho cambiar el punto de vista sobre la confección, ahora valoro de otra manera todo el esfuerzo de creación de una pieza. También me hace gracia la ligereza con la que normalmente se valora el trabajo artesanal, supongo que la misma ligereza con la que yo misma la valoraba antes de iniciarme con el hilo y la aguja.
Cuando empecé a hacer mercados, me encontraba gente que pensaba que confeccionar ropa no cuesta nada, que todo les parece caro y que tenemos que vender las piezas al precio de una fábrica de Bangla Desh. Esto me hacía (y me hace) coger aire e intentar explicar que confeccionar una pieza requiere unos materiales y necesita un tiempo para ser hecha.
Evidentemente, en una tienda de barrio tengo precios ajustados, que si tuviera que contar el tiempo dedicado a cada pieza y repercutirlo en el precio seguramente no vendería ni media pieza.
Pero a veces pasa justo lo contrario, que entra alguien a la tienda que valora este trabajo y expresa su admiración, entonces no puedo estar más contenta, la autoestima me sube hasta el infinito y me recuerda que el camino iniciado es el bueno, que todos los esfuerzos tienen recompensa (aunque a veces nos cueste creerlo) y que por fin estoy en el sitio donde profesionalmente quería estar.

20160705_105703

Un año después

Un mes después de poner en marcha la web surgió la oportunidad de abrir una tienda física, pasó una cosa de esas que parece que los planetas se posicionen en línea y que el viento sople a favor. Una de las tiendas para las que cosía se traspasaba y era la tienda soñada: pequeña, de estilo vintage, con la clientela ya hecha y cerca de casa.No se me podía plantear una ocasión mejor y ya sabéis que lo que pasa con las oportunidades cuando se presentan, que hay que aprovecharlas.
Y así fue, en quince días lo hicimos todo y me encontré detrás del mostrador. La verdad es que fue un cambio muy radical. Entonces mi padre enfermó y en tres semanas, de un modo totalmente inesperado, falleció. Al principio fue un periodo muy complicado, con un negocio que empezaba y una etapa personal que terminaba. Ahora que lo veo desde la distancia puedo decir que la tienda me salvó, que el tener una rutina y un montón de cosas para hacer me hizo tener un ritmo que no me permitió aflojar. Y ahora que ya ha pasado un año y quiero coger un nuevo ritmo, como por ejemplo escribir un post a la semana y dar más visibilidad a la web.Y este es el primer post de esta nueva etapa.

IMG-20161010-WA0006