Londres

Para el puente de Mayo hice una escapada a Londres y me reservé una mañana para la compra de telas en el Soho, barrio lleno de tiendas de ropa, cafés y tiendas de tejidos. Ya me había preparado el itinerario y hacia allí que me fuí, escoltada por mis amigas. Visitamos tres tiendas y rápidamente encontré tejidos interesantes. En la primera fue donde compré un tejido transparente (haré tote bags transparentes, este verano, a ver como van!) y un tejido de denim estampado que me encantó. En la segunda compré una piel vegana (la “polipiel” de toda la vida) de color azul muy chula, a ver qué sale de ella. No hace falta decir que los precios no son los mismos que aquí, pero ya que estaba, no me podía marchar sin telas, con tantas como había que me encantaban. Pronto espero poder ir enseñando las nuevas creaciones “made in London”.

Telas en Nueva York

Desde que tengo tienda, ahora cuando viajo voy a comprar telas en las ciudades que visito, después hago piezas diferentes a las que tengo normalmente y las pongo a la venta. En Nueva York hay una zona en Manhattan que se llama “Garment District” donde hay tiendas de confección al por mayor, fornituras y tiendas de tejidos. Una de las más conocidas (sale en la tele, en el talent “Project Runway) es Moods Fabrics. El verano pasado me fui de cabeza, tenía muchas ganas de ir y me reservé una mañana para hacer unas compras.
En la parte de tejidos del hogar encontré un yute estampado que aquí me cuestan un montón de encontrar y la dependienta me preguntó que cuantas yardas quería. No había comprado nunca en yardas, cuando me vió la cara ya me dijo que una yarda es un poco menos de un metro. Superado el primer obstáculo, me fui a la parte de tejidos de moda, que hay que subir en ascensor ya que no hay acceso directo desde la calle. Cuando entré es como si estuviera en el cielo, tejidos por todas partes, todo muy bien ordenado, con gente, pero no mucha y un personal que te dejan ir a tu aire hasta que ya lo tienes claro. Vi al perro que hay en la tienda (es la mascota, protagonista indiscutible de su web e instagram), miré todo lo que quise y más y me decidí por un par de telas muy originales. De estos tejidos hice una serie de totes y bolsas de mano que en Navidad volaron todas y no quedó ni una. Era comentar que la tela era de Nueva York y ya no las soltaban. Después de esto, ciudad que piso, telas que me llevo.

Las tiendas de tela

Una tienda de telas para una persona que sabe coser es como un abanico inmenso de oportunidades. Aunque a mi me gusta comprar, así, en general (en el súper me lo paso la mar de bien, también) y que considero que comprar es una de las mejores sensaciones del mundo (sí, qué pasa?), encuentro que nunca he salido de una tienda de telas más triste de lo que he entrado. Si bien es verdad que a veces no acabas de encontrar lo que buscas, siempre entras con la ilusión de ver “a ver qué descubriré hoy…”). Ya he comentado anteriormente que yo me inspiro con las telas, que es a partir de ellas que veo el modelo que haré y no al revés. Así que mientras me paseo por la tienda veo lo que podría hacer y como quedaría el resultado final. Mirar y elegir telas es una muy buena sensación, a veces encuentras tejidos que no esperabas y enseguida se te ocurren mil ideas, la cabeza te hierve llena de posibilidades y ya estoy pensando en el resultado final cuando aún las telas ni han visto las tijeras.

El desfile

Hace unos meses que con el resto de tiendas del barrio hicimos un desfile de moda para presentar la temporada a la gente del barrio, aprovechando el día del Comercio en la calle.Se hace cada año, pero para mí fue la primera vez. Y tengo que decir que puedo recordar cada minuto de ese desfile, la ilusión que me hizo ver mis piezas desfilar y la emoción que sentí al ver mi nombre proyectado en una pantalla grande.
Tenía cuatro chicas a mi disposición que vestí con mis modelos más especiales, para proyectar la imagen de la tienda.
Entonces empezó a sonar la música. Las modelos eran una maravilla y lucieron la ropa como nadie, el escenario era impresionante y teníamos gente a rebosar. La música marcaba el ritmo y el público no podía estar más a favor.
Fue una muy buena experiencia y la repetiremos muy pronto.
Estad atentos!!

IMG-20161001-WA0010

 

Caídas del cielo

A veces entran en la tienda clientas muy especiales. Consideran esta tienda como un sitio donde encontrar ropa que no esté muy vista, diferente de la que hay en el resto de tiendas del barrio. Tienen una energía especial, les parece que el trabajo que hago eligiendo marcas propias de otras zona de la ciudad y confeccionando mis propias piezas está muy bien y nada les parece caro. Lo más curioso es que siempre aparecen después de un mal día, después de oír un mal comentario o cuando dudo (que todavía me pasa más a menudo de lo que me gustaría)de si el camino que he tomado es el que me llevará donde quiero llegar o si, por el contrario, me estoy equivocando.
Cada vez más creo en que el karma existe y que el universo se equilibra, y que después de una tempestad siempre llega la calma. Gente así es la que te alegra el día, la semana y hace que creas que vas por el buen camino. Son como ángeles caídos del cielo.

20161201_111045