La última semana del año

Ahora hace justo un año que me propuse que mantendría el blog actualizado y que escribiría un post nuevo cada semana. Ha pasado un año y estoy muy contenta de ver que lo he hecho y que cada semana he publicado puntualmente. La verdad es que llevar la tienda es un trabajo complejo porque como quiero hacer muchas cosas y hacerlas todas yo, muchas veces es complicado llegar a todo lo que me gustaría. Pero lo estoy haciendo y me encanta. No es que no quiera delegar porque no me fie de nadie (que también) sino que tampoco me lo puedo permitir y aquí estoy, haciendo de vendedora, compradora, social media, estilista y mujer de la limpieza. Será por facetas!
Pero vuelvo a repetir que lo hago encantada y que de cara al 2018 quiero añadir una faceta más que la tenía apartada y que es la de tallerista. Espero que os guste y que vengáis a compartirla conmigo.
El otro día escuché una charla motivacional de estas que me encantan que muchos tenderos aplican el marketing de la fe, que consiste en abrir la puerta de la tienda y a rezar para que alguien entre a comprar. Me hizo mucha gracia la analogía y el mensaje de que tenemos que salir a buscar la clientela y que tenemos que estar activos en todo momento, siempre abriendo nuevos caminos. No hace falta decir que estoy totalmente de acuerdo y que para las personas inquietas como yo es ideal este estado, así es imposible aburrirse. Y aburriros, claro.

Fum fum fum

La segunda quincena de Diciembre es cuando empieza la campaña de Navidad, cuando ya se ha cobrado la paga extra (ay, qué recuerdos!) y cuando la clientels está más que dispuesta a gastar. En resumen, que es el paraíso de los tenderos. Hasta el día de hoy solamente he hecho un día de fiesta en todo el mes y la verdad es que no podría estar más feliz.
Antes no me gustaba nada la Navidad, a mi esto de atiborrarse de comida sin medida no lo acabo de entender y el hecho de que la gente que, durante al año, no te pregunta ni una sola vez como estás y que de golpe quieran cenar contigo también me cuesta un poco, la verdad.
También vengo de una familia pequeña y tampoco han sido unas fiestas muy familiares.
Pero desde que tengo la tienda me ha cambiado la perspectiva y ahora me encantan. Ver la gente como viene a comprar regalos para los suyos y que no les importe el precio ni nada (ya sabéis que llevo fatal que me digan qe las cosas son caras y que me pidan un descuento porque sí) es fantástico. De hecho, el año pasado el dia 24 fue el mejor día de ventas de todo el año y hubo un momento al mediodía que me agobié y todo. No me malinterpretéis, estaba encantada de tener éxito, pero me gusta atender bien a la gente y no me gusta hacer esperar a nadie. Y de ahí que me agobiara, pero recuerdo que durante la cena de Nochebuena estaba muy feliz. Agotada, pero encantada de la vida. Después, durante el resto del año, especialmente durante algún mes que he tenido un poco flojo, he recordado esa sensación y he vuelto a ser feliz otra vez. Así que solamente me queda una cosa: desearos a todos unas muy Felices Fiestas (y espero que os hiperregalen!).

Visita a la ONG Semilla para el cambio en Varanasi (India)

En el viaje a la India visitamos la sede de la ONG “Semillas para el cambio”, organización fundada por la viguesa María Bodelón. Se encuentra en la ciudad de Varanasi y es una ONG que trabaja principalmente para la infancia, consiguiendo escolarizar niños que viven en los slums y así los hacen entrar en el sistema educativo, donde pueden mejorar su educación y su vida. También tienen diversos programas de trabajo, como la Salud y la Nutrición. Y también están focalizados en ayudar a la mujer, porque en Índia ser mujer implica tener una serie de dificultades para llevar una vida económicamente independiente como nosotras la entendemos. Lo que hacen es enseñarlas a coser, así aprenden un oficio y de este modo pueden obtener una independencia económica y así empoderarlas.
Vimos como trabajan con los niños, participamos en algunas clases que estaban haciendo y los vimos como comían. No hace falta decir que la parte que más me interesó de la visita fue ver el taller de confección donde forman a las mujeres. Tienen un programa donde durante seis meses aprenden a coser a máquina y empiezan a confeccionar pequeñas piezas textieles que vende la ONG, como coleteros, turbantes,
y bolsas de tela. Compartimos una mañana con ellos y fue muy emocionante estar a su lado viendo como trabajan. A mi personalmente me gustó mucho poder comprobar que saber usar una máquina de coser puede hacer cambiar una vida. Una sala con unas cuantas máquinas de coser, metros de tela y muchas ganes de aprender son suficientes para tener un futuro.

Para ti (2.0)

Esta semana tuve una sesión con un formador de Barcelona Activa que me vino a hacer una asesoria en Marketing Digital, ya que con la web y las redes me veo un poco perdida y no sé si lo estoy haciendo bien. El hecho de querer ser empresaria total (una manera como otra cualquiera de decir que no me puedo permitir contratar a nadie para que me gestione ninguna área) a veces me hace dudar en según qué aspectos. Me dijo que la web estaba bien (no es mérito mío) y que actualizar el blog con constancia era buena idea, que así la web se veía viva y que iba bien para el posicionamiento a internet (ya hace un año que publico semanalmente y reconozco que me encanta). Al llegar a las redes, me dijo que yo escribía las publicaciones para mi y que eso lo tenía que corregir, que tenía que escribir para la segunda persona del singular, es decir, para ti. Y resulta que hace poco hice un curso de facebook donde me dijeron lo mismo. O sea que tienen razón. No sé si el hecho de ser hija única tiene algo que ver (es broma!!)pero sí que es verdad que al escribir desde mi punto de vista me alejo del objetivo real, que es conectar contigo. Intentaré a partir de ahora orientarlo de la manera correcta,también en las redes, me costará un poco, pero lo intentaré!

Imagen creada por Jcomp – Freepik.com