Los años 50

Los años 50 son la década del New Look de Christian Dior. La alta costura vive un momento de esplendor y es imitada por las grandes cadenas americanas. Italia ve que la moda puede ser un gran negocio y empieza a presentar colecciones de alta costura en Milán.
El New look consiste en resaltar las formas del cuerpo, haciendo que la silueta femenina sea una X, marcando hombros y caderas y ajustando cintura con cinturones. Las medidas 90-60-90 empiezan a ser el ideal deseado. Las faldas se alargan por debajo de las rodillas y son principalmente de dos tipos: acampanadas, o bien todo lo contrario, la falda lápiz, completamente enganchada a la cama, imprescindible un corte en la parte trasera para facilitar movimientos.
Los vestidos de dos piezas, chaqueta y falda, son muy populares y se llevan también conjuntos de falda y blusa, como también los jerseys ajustados de cuello alto y manga japonesa. Los abrigos son anchos y se ponen de moda las pieles.
Los pantalones son cada vez más populares, llevados sobretodo por los más jóvenes. Quedaban entre el tobillo y las rodillas y ajustados a la pierna.
En la playa, mandaban los bañadores elásticos y los albornoces cortos. Se empiezan a ver shorts y camisetas a rallas a conjunto con el sombrero de paja y sandalias.
También cambia mucho la moda masculina. En el cine mandan James Dean y Marlon Brando y el prototipo de joven rebelde. Pero por la calle los hombres siguen siendo formales y elegantes, con trajes grises, negros y marrones.

Imagen de www.vogue.es

Talento local

Los que me conocéis ya sabéis que soy un poco pesada con el tema de la artesanía y el comercio local. Que el hecho de comprar camisetas a cinco euros comporta muchas lágrimas detrás y que somos responsables de la precariedad de nuestra industria textil, casi finiquitada. Y que se me rompe el corazón cuando me dicen que una pieza hecha por mi es cara cuando estamos hablando de 35 euros. Por eso os quiero compartir que participo en una iniciativa de la mano de Comunicraft, que ha puesto en marcha un directorio de marcas sostenibles y de proximidad que ayude a concienciar al público del consumo responsable. En nada nos encontraremos con las fiestas de Navidad y estaría muy bien que los regalos se compraran en el pequeño comercio y de marcas sostenibles. Detrás del hastag “yoregalotalentolocal (o en catalán #joregalotalentlocal) encontraréis todas las marcas que participamos en esta iniciativa conjunta. Si queréis darle un vistazo, podéis consultar la web www.talentolocal.org, donde está la lista de todos los diseñadores, artesanos y tiendas que participan.
Siempre es mejor colaborar con las tiendas y los artesanos que tenemos cerca, que las grandes marcas ya venden suficiente durante todo el año, y nosotros nos encontramos en una lucha constante, si bien es un camino que nos encanta, no lo vamos a negar. Y que tampoco nos hará ricos, pero la satisfacción que da hacer tu propia producción es una gran recompensa. Siempre digo que desde el primer minuto de empezar he tenido a gente que ha entendido lo que hago y que me ha dado su soporte, y no puedo estarles más agradecida.
Pues espero que este post os anime un poco más a pensar en comprar los regalos de navidad y ya puestos, los regalos en general. Que somos pequeños, pero tenemos mucha energía para hacer las piezas que marcan la diferencia. Entre todos hacemos que otra manera de consumir sea posible.

Los años 60

El clásico estilo New Look llega a su fin y más cuando muere su creador, Christian Dior. En el año 1964 Mary Quant incluye por primera vez la minifalda en su colección de verano. Fue una revolución, pero también muy criticada. De todos modos, muy pronto se incluyeron minifaldas en todas las colecciones. La falda ya no cubría las rodillas y fue Jackie Kennedy quien la popularizó. Una diseñadora que nunca aceptó la minifalda fue Coco Chanel, que durante esta década creó su clásico vestido de dos piezas que aún hoy se considera imprescinsible para cualquier mujer elegante y que se ha imitado hasta la saciedad por marcas mainstreem y por modistas de todo el mundo.
Durante esta década, manda el prêt-à-porter, mejora la situación económica y esto hace que la moda viva un gran momento. Es en este momento cuando se empieza a ver a diferentes generaciones que quieren vestir igual. Hasta los años 50 estaba muy diferenciada la manera de vestir por edades, pero en los 60 todo el mundo abraza el estilo juvenil. Uno de los iconos de la época viene de Francia y es Brigitte Bardot, que después se ha visto que no ha sabido adaptarse al paso del tiempo. Todo el mundo quería llevar el pelo (bien crepado) y los ojos (bien marcados) como ella.
En el año 62 nace el movimiento ye-ye, donde se pasa del estilo juvenil a vestidos tipo princesa o imperio, escotes redodos y manga corta, tipo escolar.
Las piezas se separan del cuerpo y los vestidos baby doll son los más populares. Desaparecen las costuras de las medias, los sombreros adoptan un aire campestre y los bikinis son cada vez más pequeños, como los que llevamos actualmente.
Las líneas son muy efímeras, las tendencias cambian y la moda se agiliza en respuesta al mercado.Un par de movimientos que podemos destacar de esta época es el Op Art y el Futurismo.
El primero corresponde a un movimiento artístico abstracto donde combinan blanco y negro y forman estructuras repetitivas, como si fuera un tablero de ajedrez.
El futurismo fue el movimiento de líneas marcadas donde destacaron Courreges y Paco Rabanne, fue una corriente que auguraba un mundo mejor, más racional, pero también más creativo.

En cuanto a la moda masculina, no hay grandes novedades, los hombres van con dos piezas y en verano se ponen de moda las camisas y polos Fred Perry y Lacoste, que cincuenta años después, no han cambiado demasiado y continuan siendo un clásico de moda.

Imagen de www.freepik.com

Los años 70

Los años 70 son la década donde la moda americana pierde fuerza y el centro de todas las tendencias se encuentra en Londres. Inglaterra se convierte en el centro de todas las miradas a partir de la irrupción de la minifalda (mérito de Mary Quant) y es donde surgirán las tribus urbanas que marcarán el estilo de la década. Hay que destacar que se diferenciaba entre la moda de día (colores y tejidos neutros y formas más recatadas) y la moda de noche, donde explosionaban todas las formas y colores y donde se usaban tejidos sintéticos y plásticos.
Si nos paramos a ver como eran las faldas, había tres medidas que curiosamente han llegado hasta la actualidad: la minifalda, 10 ó 15 cm por encima de la rodilla, la midi (justo cubriendo las rodillas) y la maxi (larga hasta los tobillos). Las marcas de lujo ya no son queridas por la juventud, aunque no pierden prestigio.

En los años 70 empieza la moda unisex, la ropa masculina incorpora más colores. Ambos sexos llevan pantalones de campana y altos de cintura, con la parte de arriba bien ceñida. Los abrigos largos se combinan con faldas cortas y los zapatos son altos y cuadrados.
Dos de las tribus urbanas que nacen en este época son los hippies y punks, que son polos opuestos.
El movimiento hippie se inicia en esta década y se caracteriza por la anarquía no violenta, la vuelta a la naturaleza y la preocupación por el medio ambiente. En referencia a la moda, la ropa es de colores brillantes, con estampados florales y tejidos desteñidos. Las camisas largas y los pantalones de campana son muy utilizados y hasta había muchos que fabricaban su propia ropa como protesta frente a la cultura consumista.

El movimiento punk salió más tarde, hacia 1975 como expresión inconformista. Cuando pensamos en el punk nos vienen a la cabeza imágenes como el cuero con chinchetas, el pelo de punta y los pantalones bien estrechos. Todo esto es correcto, pero en el look punk se combinan elementos de glam, de rock de los años 50, de la cultura rasatafari, el reggae y hasta el look sado. Una de las diseñadoras o, porqué no decirlo, la diseñadora que relacionamos con este movimiento es Vivienne Westwood, que continua en la cresta de la ola presentando colecciones a las pasarelas internacionales año tras año. Y sigue siendo punk, no me negaréis que no tiene mérito, porque actualmente tiene 77 años. La clave de este estilo es la ropa negra (también el rojo se aceptaba mucho), muy gastada, chinchetas, collares de perro, piercings, vaqueros ajustados y animal print. Y , claro, el pelo de colores y muy puntiagudo.

Imagen de www.pexels.com

Los años 80

El lema de los años 80 fue el “viste como quieras”, todo estaba permitido. El cine siempre ha reflejado la moda y una película que fue muy imitada y que marcó el principio de los años 80 fue “Fiebre de sábado noche”, aunque se rodó a finales de los 70.El personaje de John Travola fue muy imitado y aún este 2018 el propio Travolta lo recuperó para el número musical que se hizo como apertura de la entrega de los Oscar. Para las chicas, el modelo a seguir fue Madonna, icono de esa época y que aún hoy marca tendencias en cuanto a moda. En esa década, puso de moda la superposición de piezas, las blondas, los guantes con los dedos cortados, los lazos, las cruces y el pelo bien despeinado (con los años, ha mejorado y mucho, en cuanto a estética capilar).

Mucha de la influencia vino una vez más de Estados Unidos y de las series que allí se hacían. Si recordamos “Falcon Crest” y como iban vestidas sus protagonistas femeninas veremos como era la elegancia de la década. Para el estilo informal, las chaquetas con las mangas subidas y la camiseta debajo como llevaba Don Johnson en “Miami Vice”. Todavía recuerdo que mis abuelos veían “Las chicas de oro” por como iban vestidas sus protagonistas, mujeres de cierta edad, pero vestidas a la última.
Otro artista, también americano, e icono de la moda fue Michael Jackson. La chaqueta roja de inspiración militar aún ahora es un referente que se ve en las pasarelas colección tras colección. Y también los calcetines blancos y el guante de pedrería pasaron a la historia para siempre.

En esta década se pone de moda que las blondas de la ropa interior queden a la vista (tendencia que ahora vuelve a estar de moda), cuero y cadenas, ropa oversize, todo con espíritu rebelde. sin tener nada en cuenta, también se pone de moda la ropa de una tribu urbana que se inicia en esta época, los yuppies, todos perfectamente vestidos con piezas de Armani, bien estructurados (y con hombreras, que amenazan con volver). Y otra vez, si volvemos al cine, la imagen de Melanie Griffith en “Armas de mujer” cogiendo el barco para llegar al Manhattan de los 80 vestida con un traje chaqueta y unas deportivas blancas también es un fiel reflejo de la época.
Encuentro que de cada época hay cosas que quedan y cosas que espero que no vuelvan nunca, pero ya se sabe que todo está inventado y que la moda es cíclica.

Imagen de www.pexels.com