2019

Ya dije por Instagram que haría un post resumen del año y aquí lo tenéis, la tienda va cada día mejor, aunque hay días de todo, como siempre, cuando tienes un mal día crees que te has equivocado y que estaría mejor hacer unas oposiciones y dedicarte a ser funcionaria. Pero entonces pasa que tienes un buen día y te crees la nueva Carolina Herrera. Y realmente es así, ya se sabe que la vida del pequeño comercio es estar en un péndulo constante. Y yo, la mar de contenta, no os penséis. Hoy pensaba que una de las cosas que más me gustan es pensar diferentes looks cuando monto el escaparate y cuando me pedís que os ayude a buscar una combinación para una de las piezas que os lleváis. Hacer de estilista es muy reconfortante, especialmente si después os veo por la calle vestidas con el outfit que habéis elegido en la tienda.
Los talleres van bien, la gente se interesa por ellos y yo me lo paso muy bien haciéndolos, de cara al 2020 quiero que la gente siga tan o más interesada y que empiecen a coser, que es una actividad que engancha y de qué manera. Este 2019 ha significado mi debut como tallerista para el ayuntamiento de Barcelona, ya que hice un taller de costura en el Espai Jove La Fontana. Y fue muy chulo trabajar con adolescentes que aprendieron a hacerse un coletero, una funda de móvil o una bandana para el pelo. Y fue una muy buena experiencia personal, dejé la tienda en buenas manos y me vi con otro tipo de público. Y es una vía que quiero seguir explorando, tanto en la tienda como fuera.
Tengo que volver con la confección, que la verdad es que este año me ha costado un poco, me he iniciado con la bisutería textil, y de cara a este año volveré con fuerza a la confección. Tengo pensado también hacer productos nuevos como por ejemplo riñoneras, que ya hace tiempo que la gente me pregunta y creo que de cara a la primavera puede ser una muy buena opción. Y seguir con las bolsas, también, que siempre han funcionado muy bien. Y no tenemos que olvidar las faldas y los vestidos. Total, la confección en general.
En cuanto a la ropa, este año he puesto en marcha un outlet que lo ha petado (y mucho), he vaciado el almacén de piezas que tenían tres o cuatro temporadas. Las puse a muy buen precio, lo publicité en redes y funcionó muy bien. Se quedó temblando en cuatro días, del éxito.
Y quiero seguir con las firmas que tengo pensadas hasta el momento, este verano incorporé Behulah, una marca pensada, diseñada y confeccionada en Barcelona, que es como a mi me gusta. El resto de firmas las seguiré teniendo el 2020, aunque ya tengo en la cabeza la próxima incorporación.
Y hasta aquí mi 2019 y las aspiraciones para el 2020, a parte de ir al gimnasio, comer un poco mejor y cuidarme todo lo que pueda.

Imagen de www.pexels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *