Tipos de tacón

He escrito muchas veces sobre zapatos como complemento de los looks, pero nunca les he dedicado un post en exclusiva. Pues hoy lo haré, escribiendo sobre los diferentes tipos de tacón que podemos encontrar:

Tacón cubano: es el tacón ancho de altura media, con la parte posterior ligeramente inclinada y la parte delantera recta, que suele utilizarse en la fabricación de botas.
Zapatos de tascón (las cuñas de toda la vida): tacón ancho en forma de tascón, que se extiende desde la suela del zapato. Es un tacón muy típico en las alpargatas y zapatos de verano, pero también se ven durante los meses más fríos. Es un tacón que hace que tengamos todo el pie apoyado sobre la base y nos hace ir la mar de cómodas.
Tacones de aguja o stiletto: tacón ancho, afilado y estrecho, muchas veces con una varita metálica similar a un estilete (de aquí el nombre de stiletto). Los encontramos de todas las alturas imaginables, la comodidad es inversamente proporcional a su altura. Son muy favorecedores, eso sí, pero que levante la mano la que no ha llegado a casa con los zapatos en la mano después de una fiesta o evento.
Tacón de salón: tacón tipo bloque, de altura entre mediana y alta. Los zapatos de salón son un clásico entre los clásicos. Se incorporaron en la moda como en el siglo XVIII y todavía hoy los encontramos como uno de los modelos más vendidos.
Tacones kitten: tacón bajo, avanzado y rematado en punta. Son zapatos similares a los salones pero de tres o cuatro centímetros de alto. Resultan muy femeninos, se pusieron de moda a principios de este siglo y no hemos parado de verlos porque, aunque son un poco cursis, son rematadamente cómodos.
Plataforma: tacón alto y ancho con una suela similar. No los definiríamos como cómodos, parece que te tengas que sacar el carné de mercancías peligrosas cuando te los pongas, pero son especialmente indicados por si quieres crecer unos cuantos centímetros durante unas horas.

Imagen de www.pexels.com

10 accesorios que te harán brillar como invitada (y que luego podrás aprovechar)

Siguiendo con la estela de los posts sobre bodas y celebraciones diversas, os quería escribir cuatro líneas sobre los accesorios que pueden hacer levantar el look de invitada y que quizás hay que invertir un poco, pero no nos parecerá tanto si después los podemos reutilizar.
Lo primero son unos pendientes bien vistosos. Ahora encontramos pendientes con multitud de materiales: resina, textiles, de cristal, de madera, metálicos…una infinidad de posibilidades. Sobre todo que sean de tendencia, que así nos veremos a la moda, aunque el vestido de boda ya lo hayamos llevado en otras temporadas.
Siguiendo con la bisutería, un collar resinado bien colorido nos hará salir de la línea convencional de las invitadas. Y un broche bien vistoso, que hay de muy chulos, también marcará un punto de atención a nuestro outfit.
Unas sandalias joya hacen que el look gane enteros y, aunque a mi me encanta la pedrería en los zapatos, quizás con unas sandalias doradas o plateadas ya iremos bien. Y hay que tener en cuenta que combinan con cualquier pieza de vestir que llevemos. Muchas veces mis clientas me preguntan con qué pueden combinar un vestido de ceremonia, yo siempre les recomiendo el dorado o plateado porque son fácilmente combinables y raramente pasan de moda. Para el pelo podemos usar un turbante con pedrería, que siempre nos hará atraer miradas. Y complementos para el pelo que también nos harán destacar son una bandana o un coletero con personalidad.
En cuanto a piezas de vestir, si vamos con un estampado liso, lo podemos combinar con un kimono estampado. A mi personalmente me gustan los kimonos con pantalones y monos, encuentro que quedan mejor que con un vestido. Si la celebración es en meses de frío, que sea de terciopelo o de lentejuelas, entonces seremos las reinas de la fiesta. También un chal estampado puede quedar muy bien y combina tanto con vestidos como con dos piezas con pantalones. Y si hace frío, podemos atrevernos con una estola de pelo (artificial, eso sí). Antes estaba reservado para invitadas de más edad, pero ahora estos estereotipos son cada vez más eso, estereotipos. Y a mi los peluches siempre me han gustado.
Y como bolsa de mano, podemos usar una bolsa japonesa con una tela vistosa, así llevamos una pieza funcional, pero con personalidad.
Hay que recordar que siempre los más importante es ir cómoda, que no está reñido con ir estilosa y sentirse segura, pero arriesgando un poco, que estamos de celebración.

Imagen de www.pexels.com

Como vestirse para una boda en la playa

Ahora que empieza la temporada BBC, empezamos a recibir invitaciones y las celebraciones ahora ya no son lo de siempre. Ahora hay bodas en el campo o en la playa, y esto hace que la manera de vestir en estas ocasiones sea un poco distinta.
En el caso de la boda en la playa hemos visto muchas veces, sobre todo en las películas, que todo el mundo va de blanco. Y como nosotros no somos americanos, si no nos lo dicen específicamente en el «dress code», tenemos que evitar este color.
La manera de vestir será similar a la boda en el campo de la que hablamos en el post anterior. Un vestido largo y vaporoso o un mono serán la opción más adecuada. Los tejidos pueden ser también informales, y el lino y el algodón serán nuestros aliados. Tenemos que tener en cuenta que se trata de una ceremonia más informal y podemos jugar con los colores: tonos como el salmón, el celeste o el verde menta son muy adecuados, pero podemos arriesgar con el amarillo o el rosa chicle. Si prefieres la opción de los estampados, combinaciones florales o geométricas son muy adecuadas, pero si quieres ser la más original, busca un estampado con temática marina y causarás sensación. La largura de la pieza debe ser larga o midi y nada de faldas lápiz ni de siluetas ajustadas.
Si optamos por llevar pantalones, unos palazzo anchos serán la opción más adecuada, combinado con una parte de arriba boho. Las transparencias y los volantes son muy recomendables, así como los cortes (escotes o aberturas inesperadas) que se muevan con la brisa marina.
En cuanto a los tacones, quedan desterrados totalmente. Mejor unas cuñas o unas sandalias, que tenemos mil opciones: desde las sandalias de tiras a las tipo joya, doradas o con pedrería, que cuando caiga el sol nos hagan brillar.
En cuanto a los complementos, tienen que ser minimalistas, bolsa de mano si puede ser con cadena, así podremos jugar con opciones. Y para el pelo, suelto y con alguna diadema o tocado sencillo. Es bien fácil crear un look para una boda de playa, ya que podemos hacer volar nuestra imaginación y ser más creativas que nunca.

Imagen de www.pexels.com