Como vestir para una entrevista de trabajo

Si bien lo más importante es pasar la entrevista con el mejor resultado, también el hecho de ir bien vestido será un plus y los entendidos dicen que tenemos 7 segundos para causar una buena impresión. Lo primero es saber donde vamos, si es una consultoría podemos ir más neutros, podemos añadir una nota de color en los complementos, pero sin extravagancias.
Ahora diré unas cuantas obviedades, pero que no estarán de más: nada de minifaldas demasiado cortas o bien ir con tejanos a una entrevista, seguro que tenemos unos pantalones negros que nos harán salir de la zona jean. No hace falta pasarse con el maquillaje ni con el perfume, vale más no llegar que pasarse. Y nada de ir cargadas con bisutería, más vale ser minimalista, por prudencia. Y las uñas arregladas, con tonos neutros, quizás la manicura francesa está más que indicada.
Como que el color es importante, podemos empezar por aquí. El rojo es un color sexual, así que mejor si lo desterramos y nos decantamos por azul que indica que somos de fiar (solamente hace falta ver los presentadores de televisión de qué color van) o el marrón, que es un color que denota seguridad. El blanco es un color que denota sinceridad y el negro lo tenemos asociado al lujo, pero denota que la persona que lo lleva es reservada y que puede ser un líder. El amarillo es el color de la creatividad, así que si vamos a una agencia de publicidad ya sabemos de qué color nos tenemos que vestir. El rosa es un color muy empático, así como accesible. El lila es un color que muestra ser sensible, pero que apaga, así que mejor si lo evitamos. El verde es un color intermedio, que denota tranquilidad y armonía.
Antes con un conjunto neutro ya íbamos bien,pero imagínate que vamos a una tecnológica, tendrá que jugar con el punto un poco más sport, pero sin pasarte. Si no vas a Sillicon Valley ni te entrevista Mark Zuckerberg, valdrá más olvidar ir a la entrevista en zapatillas deportivas, pero sí que puedes jugar con complementos más sport. Los zapatos mejor que sean cerrados, si queremos enseñar los dedos no hay problema, pero tendremos que tener los dedos bien arreglados y las uñas bien discretas, nada de una uña de cada color ni nada por el estilo.
También es importante que vayamos cómodas, antes de estrenar ropa que nos haga sentir inseguros o nada que nos distraiga de nuestro objetivo, que es el de superar con éxito la entrevista.

Imagen de www.pexels.com

Como vestir para una graduación

Ya se acaban los exámenes y ahora llegan las graduaciones, y esto quiere decir sin lugar a dudas que podrás estrenar un vestido de fiesta. Todavía no había escrito ningún post sobre graduaciones, pero ya he tenido clientas que me han pedido que las vista para la ocasión. Yo cuando estudiaba no hacíamos graduaciones, acabábamos el curso y a casa. Y encuentro que está muy bien que se celebre que se ha acabado una etapa, y más si supone estrenar ropa nueva. Hay diversas opciones y os escribo unos tips para las diversas posibilidades que hay para ir bien vestida en esta ocasión. Es importante que vayas cómoda y si no estás acostumbrada a los vestidos largos quizás la mejor opción será un vestido corto de fiesta. Así, si le cambias los zapatos y los accesorios lo podrás reciclar para una boda.
Los que me leéis a menudo ya sabéis que soy una fan de los estampados florales y en esta ocasión, tampoco pueden faltar. Y pueden ser flores pequeñas tipo Liberty o con el estampado floral grande, como punto fuerte del vestido. Y los volantes también son un elemento que no puede faltar. Pueden ser en efecto cascada, que es una de las tendencias de temporada. O un escote con volantes que dejan la espalda al descubierto. En la parte de la falda, tanto los volantes como los plisados te harán sentir la reina de la fiesta. También los escotes en la espalda son muy favorecedores. Si te gusta el estilo romántico, ya sabes que estos vestidos con blondas son perfectos si los eliges en color rosa empolvado o nude. En este estilo encontraremos transparencias y tejidos como blondas y puntas.
Si te gustan los vestidos largos, tienes la opción minimalista de modelos rectos con escote palabra de honor o asimétrico. Si por el contrario piensas que no te gradúas cada día y quieres tirar la casa por la ventana, porque quieres un vestido de aquellos que no te pondrás cada día puedes optar por un tres en uno: transparencias, blondas y volantes.
Si salimos de los vestidos, una opción que yo vendo a menudo en la tienda para las graduaciones es un mono, y siempre de pantalón largo. Vas de largo, pero sin ir con vestido. Es una opción arreglada, pero con un punto más informal, que después de la ceremonia acostumbra a haber fiesta y nos tendremos que vestir adecuadamente al evento.
También podemos optar por dos piezas: un top con falda, que mejor si es de medida larga o midi, también tenemos la opción de la falda de tul, que siempre encaja para fiesta y la podremos reciclar para cada día.
Y otra opción son las dos piezas con pantalón, entonces tendremos que sofisticar la pieza de arriba, que sea un top con personalidad. Y los pantalones que sean anchos, tipo palazzo, que son elegantes sin muchos artificios.
Y hasta aquí las opciones que os propongo. Ya sabéis que es importante escoger un look que no siga demasiado las tendencias, que las fotos de este momento las recordaremos siempre y a ver si en diez años os encontráis que quizá os pasasteis de modernos. Pero lo mas importante será disfrutar del momento y vivir la fiesta.

Imagen de www.pexels.com

 

El Comercio en la calle

El sábado pasado fue el Comercio en la calle que hacemos cada año el primer fin de semana de junio y siempre nos pasan un montón de cosas durante ese día. Así que vale la pena dedicarle un post, haciendo un paréntesis en los temas de moda.
Pues bien, nos citaron a primera hora de la mañana del sábado para montar la carpa, que es el momento más traumático del día porque, aunque me ayuda mi amiga Gema, siempre nos cuesta un rato montarla. Y más esta vez, que nos faltó una pieza. Y no la encontramos en ningún sitio. Tengo que reconocer que estuve a punto de llorar y todo, suerte que en la oficina del Cor d’Horta tenían piezas de sobras y acabamos montando la carpa sin más incidentes. Con microinfarto incluido, eso sí.
En estos mercados siempre me acompaña Gema, que estar sola es muuuuy aburrido y es una manera de vivirlo diferente. Y montamos las burras en la tienda, las bajamos y montamos la mesa, donde ponemos la bisutería y las piezas textiles más pequeñas.
Y empezamos nuestro día, fue viniendo gente y aquí es donde empezamos siempre a pasárnoslo bien. Hablar con las clientas, con la gente del barrio, con los amigos que te visitan. Y empiezan a pasar cosas, como que te dejas una alarma puesta en una pieza y tienes que subir con la clienta a la tienda para poder quitarla. O bien que una clienta se pruebe la ropa sin que le importe quedarse en sujetador durante un rato en medio de la calle (fuimos discretas, pero quizás la vio más de una persona).
A la hora de comer, como baja la afluencia de público, se crea una hermandad con el resto de tenderos que tendríais que haber visto la que había montada en Baixada de la plana, con fideuá, cava, pastel y todos juntos comiendo en el aire libre.
Sí que es verdad que durante el mediodía y a primera hora de la tarde hizo mucho calor, pero a principios de junio ya es lo que toca.
Y fue pasando la tarde y seguimos recibiendo visitas hasta que, casi sin darnos cuenta, fue la hora de irnos. Coincidió que había un concierto y fuimos recogiendo al ritmo de la música. No hace falta decir que después de un día de feria, dejamos los trastos en la tienda tal cual llegamos y ya el lunes será otro día. Y el lunes siguiente vine un rato antes y lo dejé todo listo, como si no hubiera pasado nada. Y ahora toca esperar al siguiente, que será hacia el mes de Setiembre. Nos veremos pronto!!