Comprando la próxima temporada

Ayer estuve comprando la temporada de primavera verano de la Compañía Fantástica y os quería explicar que siempre compro de un año para otro, por el hecho de ser colecciones y que así hace que cuando llegan las piezas a la tienda normalmente no me acuerdo , salvo alguna excepción, y la sensación es similar a la de que llegan los reyes.
Pues ya tenemos comprada la cole del año que viene, cuando acabamos justo de empezar las rebajas de la temporada anterior y encuentro que está muy bien, en verano se compra verano y en invierno, invierno. Que es la manera de no liarse y de comprar con calor ropa de verano y con frío la ropa de invierno.
Y el hecho de comprar colección de una año para otro hace que se vea por donde irán los tiros. Compañía Fantástica siempre ha tenido unos estampados estridentes y encuentro que este año se han suavizado, y la comercial me ha comentado que es una marca cuyas clientas están creciendo y que dependiendo de qué estampado, no se lo pondrán. Encuentro que el hecho de crecer con tus clientes es una gran idea, ya lo hizo Mango en su momento y es verdad. Yo compro Mango desde que tenía quince años y la marca ha ido evolucionando, si hasta ha incorporado hombre y niño cuando ha llegado el momento.
Pues ahora de cara al año que viene, así a grandes rasgos, os puedo avanzar que viene mucho el color amarillo, que siendo como somos un país de morenos no sé yo si es muy buena idea, pero aquí está. Y rayas y topos, también. Estampados florales, animales y frutales inundan las camisetas y partes de arriba. Para la parte de abajo, habrá pantalones largos y únicos, faldas y vestidos. Ya sé que no avanzo mucho, pero mis labios están sellados. Habrá un poco de todo…y hasta aquí os puedo explicar, será una sorpresa de cara al año que viene!!

Cosas que han llegado para quedarse vs cosas que ya puedes tirar al contenedor

Una de las cosas que más me gusta de las revistas femeninas es que cada temporada me encuentro uno de esos artículos que escriben muchas veces sobre las tendencias que ya se olvidan versus las que han llegado para quedarse. Y muchas veces no coinciden con los gustos, ni con lo que vemos en la calle.
Pues hoy haré una propuesta similar, diez cosas que sí y seis que no, según mi criterio, claro.
En la lista del sí tenemos los escotes cuadrados, que son muy favorecedores y que han llegado para quedarse. Queda encajado, y hace un escote superbonito. Las mangas abullonadas también han entrado con fuerza, cosa que nos leva al uso de la organza como tejido estrella de esta temporada. Los cuadros vichy son uno de los estampados que vienen cada cierto tiempo y siempre es de agradecer porque sientan la mar de bien ( y a mi, me encanta). Otro must de temporada son los monos y los petos, que hace que a la hora de vestir, solamente pensemos en una sola pieza y ya lo tendremos. Los vestidos y faldas cruzadas son un must, también, quedan bien en todo tipo de silueta y y prácticamente todas las tallas, especialmente en aquellas con más curvas. En cuanto a sus tejidos, el satén como tejido que ahora se ha convertido en todo terreno, que la verdad es que antes era un tejido de noche, pero ahora se encuentra en todo tipo de looks. Y el plumetti, que le pasa lo mismo, que ahora se encuentra en todas partes, cuanto antes era un tipo de tejido más festivo. Para acabar de rematar, los bañadores asimétricos continúan su reinado, ahora también se combinan con piezas de vestir como si fuesen tops.
En cuanto a las cosas que más vale olvidar, la bisutería con conchas, que ya hemos llevado conchas hasta en las sandalias y ya está, no queremos más. Y qué me decís, de los pasadores del pelo? No tenemos cuatro años, desgraciadamente o no, por tanto, ya no nos hace falta recoger el pelo con pasador, aunque sea lleno de perlas. Mis oraciones han sido escuchadas y (por fin) alguien ha entendido que las mallas de ciclista no tendrían que haber salido de las clases de spinning. La tendencia cut out, es decir, cortes por todas partes, no se ha acabado de imponer nunca del todo y ya la podemos olvidar, solamente era apta para determinados tipos de silueta. Los colores neón también nos han abandonado (afortunadamente) porque alguien se debe haber dado cuenta de que no favorecen mucho y claro, así, es difícil, qué queréis que os diga. Las ugly sneakers, que fue una cosa de Balenciagga en un principio, no han acabado de arrancar y yo que me alegro, porque aquellos zapatones no favorecen a nadie.

Imagen de www.pexels.com