El outlet

Cuando tienes un comercio, especialmente de ropa, cada temporada reunes una serie de piezas que vas acumulando y que forman el stock, que va creciendo temporada tras temporada. Y como durante los Comercios en la Calle no he estado capaz de reducirlo al ritmo que me gustaría, se me ocurrió abrir una zona outlet. Sería una burra llena de ropa de otras temporadas a muy buen precio. Lo anuncié por instagram y tuvo muy buena acogida, vino mucha gente a mirar y las piezas de ropa se iban marchando. En los días del Comercio en la Calle sí que iban saliendo, pero muy despacio, o eso me parecía. Y entonces pasó una cosa que me ha hecho mucha gracia, una influencer de las que sigo por instagram me vió por redes y me pidió si le podía enviar un vestido y que quería dos piezas más, pero que le escogiera yo las piezas, que le hiciera un look para ella. Y así lo hice, lo preparé y se lo mandé. Me escribió por instagram diciendo que le encantaban y que muchas gracias. Y hasta aquí todo bien.
Al cabo de unos días, me levanto por la mañana y mi móvil echaba humo, y veo que la influencer ha publicado una foto con el look que le mandé y que explica todo el proceso, que le hice un look a ciegas y que está encantada. Explicaba muy bien que eran piezas outlet y que me había pedido un look a ciegas. Y la verdad es que la respuesta fue muy buena. Por instagram estuve toda la mañana contestando preguntas de qué piezas tenía y dos chicas me pidieron dos looks a ciegas, que les manara tres piezas y tres piezas, que les montara dos looks con lo que a mi me pareciera bien. Es una de las cosas que más me gustan de la tienda, que me dejen hacer de estilista y la verdad es que me lo pasé la mar de bien montando los looks que me habían pedido. Y mira que era poco crédula ante los influencers y su , nunca mejor dicho, influencia. Y menos si lo hacían gratis , porque ella me pagó las piezas y yo no pensaba que iba a hacer publicidad. Y menos recibir pedidos por instagram, pero cada vez las redes me están gustando más y al final acabaré en una granja de rehabilitación contra las adicciones tecnológicas donde me quitarán el móvil, como si lo viera.

Imagen de www.pexels.com

Reflexiones en el día de la mujer emprendedora

Ayer fue el día de la mujer emprendedora y vi por redes que somos muchas las que un día dijimos que basta, que ahora mandábamos nosotras y que trabajaríamos por nuestra cuenta, hace mucha ilusión y hace que te sientas un poco menos sola. Tener un negocio donde solamente estás tú, ya sea una tienda, una consultoría o un nuevo artículo que quieres introducir en el mercado, es un trabajo muy solitario. Y a veces perdemos un poco el norte porque, como digo muchas veces, no vemos más allá de nuestra cueva. Estamos muy focalizadas en nuestro negocio y eso no siempre va a nuestro favor.
De mi entorno de siempre no hay nadie con negocio propio y a veces es difícil hablar de ello, porque a menudo te dicen lo que creen que quieres oír y no, a veces (no siempre) queremos saber una opinión sincera. Y muchas veces no te acaban de entender, tampoco.
Últimamente he conectado con bastantes emprendedores y ahora me siento mucho mejor, mucho más acompañada y mucho más intensa. Es importante tejer una red de contactos donde poder hablar, consultar y hasta quejarte sabiendo que tus interlocutoras están pasando por lo mismo que tú, o bien van más avanzadas y te pueden ir orientando. Claro que emprender tiene cosas muy buenas que no pienso cambiar por nada, especialmente cuando recuerdo como era trabajar en una empresa grande. Que conste que he dicho empresa grande y no gran empresa, porque todo emprendedor tiene una gran empresa, aunque muchas veces sea el único trabajador.
Y sí, estoy encantada y a veces pienso que tendría que haber empezado mucho antes, pero entre una cosa y otra, nunca encuentras el momento para empezar hasta que, como mínimo en mi caso, el momento perfecto se te pone delante y no puedes decir que no. Y entonces es cuando tu nueva vida empieza, una vida diferente, con altos y bajos, pero los momentos altos siempre compensan. Es un péndulo, siempre hay días muy buenos y días fatales, no nos engañemos, pero cuando se equilibran te sientes que no podías estar mejor.

Un armario cápsula con las tendencias de invierno 2019-2020

Un armario cápsula con las tendencias de invierno 2019-2020
El tema del armario cápsula consiste en tener unas pocas piezas que funcionen por separado y que nos dejen combinarlas entre sí, teniendo como resultado unos cuantos looks que nos serviran para toda la temporada. La idea de un armario cápsula es que sean piezas básicas, pero esta vez le quiero dar una vuelta, usando artículos de temporada, pero que nos serviran en las temporadas siguientes:
1. Una camisa romántica: ya sabéis que a mi los volantes, las puntas y los lazos me tienen encantada. Yo la recomiendo en un color blanco, así jugamos con un básico, también.
2. Unas botas altas: de color negro y debajo de la rodilla. Si son lisas y rectas, sobreviviran a muchas temporadas.
3.Una falda midi: es un largo que no pasa de moda, porque nunca está plenamente de moda. Si la combinamos con una camisa romántica y las botas altas que acabamos de ver ya lo acabamos de tener.
4.Una capa: hace un par de años que confeccioné mis primeras capas y tengo que decir que tienen mucho éxito. Sobre una chaqueta nos dan un aire mucho más formal,y lo que más importa, abrigan una barbaridad.
5.Un jersey de punto: en un color marrón o bien de la gama de los grises, nos llevará a la tendencia preppy tan propia de los años 90.
6. Unos pantalones tipo seventies, con un poco de pata de elefante, en un color liso, y si es negro nos durará un montón de temporadas y podremos construir muchos looks.
7.Unos pendientes brillantes: y para que nos resulten útiles en mil y una combinaciones, mejor en dorado o plata, que combinan con todo.
8.Una blazer gris: primero de todo porque des de los 80 y su estética yuppie, simbolizan la elegancia y después, de color gris porque los conjuntos de dos piezas en gris, negro y marrón siempre están de moda.
9.Un little black dress: otro de los clásicos que tienen que estar en cualquier armario. Mejor que sea de tirantes y de largo midi, ni largo ni corto, así aprovecharemos cualquier momento del año.
10.Un bolso atemporal: vale la pena invertir en un buen bolsoque nos servirá durante muchas temporadas. Y no hablo de marcas, sino de calidad. Que esté hecho con buenos materiales, que nos de buen resultado y que no sea de tendencia. Un bolso con líneas clásicas aguanta muchas más temporadas sin verse antiguo que uno de tendencia.

Imagen de www.pexels.com

10 piezas que tienes que tener sí o sí para hacerte la vida más fácil

Me gustan mucho los artículos que a veces me encuentro en las revistas femeninas donde te hacen una lista con las piezas de temporada, y que si estás en la edición digital de la revista, hay el link para comprar la pieza. No dejan de ser artículos patrocinados por la marca que toca, pero la idea es buena y yo haré mi propia versión. Y no habrá links, no sufráis. En un principio había pensado añadir fotos de cada elemento del post, pero me quedaría un post un poco largo. Y no me quiero alargar demasiado, así que empiezo:
1.Sobrecamisa de cuadros: que se pueda llevar como camisa, o bien abierta y como chaqueta, las piezas con diversas opciones hacen que se alarguen con el tiempo y no nos cansemos de llevarlas.
2.Tejanos: y aquí seré un poco más concreta, tienen que ser azules, por supuesto y un poco más anchos, nada de mom jeans ni de campana.
3.Tejanos negros ajustados: así compensamos la silueta respecto a los tejanos anteriores, unos más anchos y los otros más estrechos.
4.Abrigos de pelo: este año lo he visto con un solo color, nada de animal print ni estampados demasiado llamativos, mejor tonos color tierra o hasta blanco roto.
5.Mono: no me canso de repetir que es un clásico que no pasa de moda y que en una sola pieza vas la mar de cómoda durante todo el día.
6.Camisa estampada: aquí vale todo, elementos geométricos, flores, cualquier estampado para llevar debajo un cardigan liso que nos hará ir super estilosas.
7.Pantalón slouchy: ara los vemos por todas partes y son un acierto, han sido los pantalones estrella del verano, pero esta temporada continúan con fuerza.
8.Abrigo de color camel: año tras año, es un clásico que perdura. Invertir en un buen abrigo es una buena opción que nos durará un montón de temporadas.
9. Vestido de flores: un clásico que va variando en cada temporada, ahora flores grandes, ahora pequeñas, ahora largo,ahora más corto. Esta temporada, largo y con las mangas abullonadas.
10.Jersey liso de pelo: un jersey que parezca peludito y que sea gustoso,con un color liso, pero con personalidad. Por ejemplo, esta temporada Pepa Loves lo ha sacado en color violeta. Y hasta aquí la inversión de cara a la temporada de otoño, piensa que acaba de empezar y aún tienes tiempo para hacerte un buen fondo de armario de temporada.

Imagen de www.pepaloves.com