Armario cápsula de primavera 2020

Aunque todavía hace frío y aprovechamos las rebajas para comprar aquellas botas que queremos o esos guantes que necesitamos porque por la noche hace un frío que pela, la primavera ya está aquí. Bien, quizás la primavera no, pero la ropa de primavera ya se empieza a ver y las revistas de moda van llenas de artículos sobre las tendencias primaverales. Y aquí me tenéis, preparando una lista del armario cápsula de primavera. Como ya he explicado en distintas ocasiones, el armario cápsula es tener las piezas imprescindibles para, a partir de ellas, construir un armario que nos durará varias temporadas. Pues aquí tenéis la lista para este año:
-Un vestido blanco: ya sabéis que en verano siempre es el color por excelencia, y eso que no me estoy refiriendo a un vestido tipo ibicenco. Y últimamente se está viendo el blanco en piezas de invierno, especialmente en abrigos y tejanos.
-Un sujetador tipo bralette: y atención, que no solamente se llevarán como sujetador o top, si no también encima de la ropa, encima de una camisa blanca, por ejemplo.
-Una bolsa con tejido técnico: es verdad que cada vez estamos viendo que nos quieren vender como veganos bolsos que hace cuatro días los considerábamos de poca calidad porque no eran de piel. No nos referimos a este tipo de bolso, sino a un bolso con buen tejido técnico, si puede ser que sea de tamaño grande.
-Una blazer efecto piel: como he dicho antes, en las pasarelas ya no se ve la piel como género de calidad, ahora se intenta que a las pasarelas no haya sufrimiento animal, y eso va tanto por el cuero como con el pelo.
-Unos shorts: si bien es verdad que en invierno también se han visto, es una pieza que no puede faltar en ningún armario primaveral. Si huimos del tejano, nos permitirá llevar looks más arreglados.
-Un zapato masculino: tipo mocasín, olvidemos los tacones por un momento y nos adaptamos a los zapatos planos, cerrados y con cordones, a ser posible.
-Unos vaqueros azules: es la pieza que aparece temporada tras temporada en todas las listas, pero es que ya no se contempla un armario sin él, y puede ser ancho, estrecho, mom jeans…un vaquero azul que se adapte a nuestro estilo.
-Una gabardina: una pieza que ya hace años que no se mueve de nuestros armarios, si lo incorporamos por primera vez, podemos procurar que tenga un toque, como por ejemplo que sea bicolor.
-Una camisa blanca: otro de los clásicos entre los clásicos. Y que siempre nos hace quedar bien, se puede combinar y hacernos un look de lo más profesional, o bien combinado con vaqueros, ir de manera más sencilla, pero igualmente impecable.
-Una pieza con estampado tropical: será uno de los estampados estrella de la temporada, así que puede ser cualquier pieza, pero mejor que no sea un vestido, mejor una falda, así la podemos combinar con una camisa o bien con una camiseta de punto si queremos ir más informales.
Y hasta aquí, ya tenéis las claves para vuestro armario de primavera, ya podéis salir a comprar sobre seguro.

Imagen de www.pexels.com

La entrega de premios

Tengo una clienta que es escritora y el otro día vino a buscar un outfit para una entrega de premios literarios en Roma. Vimos vídeos de pasadas ediciones de la entrega y la verdad es que había de todo: gente que iba muy arreglada y gente que iba prácticamente en vaqueros. Y comenzamos a buscar un outfit para la gala. Primero, fueron los vestidos vintage, pero no acababa de verse , aunque había uno que le quedaba especialmente bien. Después se probó un vestido que le quedaba muy bien: era de color verde con unos bordados muy llamativos que le quedaba perfecto. Lo combinó con un cinturón de lentejuelas que hacía nada que se había comprado en otra tienda y que le daba un aire más rockero al vestido. La verdad es que nos gustaba mucho el efecto. También habíamos escogido piezas de ropa que no combinaban entre sí para mezclar opciones. Entonces Montse se probó una camisa con una lazada en el cuello que le daba un aire distinguido , a la vez que moderno y la sorpresa fue que lo combinó con una de las faldas y oh sorpresa, el conjunto quedaba redondo. Se puso el cinturón de lentejuelas que se había probado con el vestido verde y quedaba perfecto.
Como había venido con deportivas, le dejé unos zapatos de tacón que traje un día para unas fotos y que aquí se han quedado. Y ya fue el remate. El outfit era una maravilla y nos había salido por casualidad, combinando dos estampados. Yo hacía un rato que le había dicho que el tema de combinar estampados todavía me cuesta un poco de hacer, pero que hay combinaciones muy conseguidas. Y mira, encontramos dos estampados que combinaban un montón. Es más, un día de estos irá al escaparate, porque a las dos nos gustó mucho. Ahora queda que me mande una foto, yo desde aquí le deseo toda la suerte del mundo. Y si no gana, seguro que girará muchos cuellos con su outfit.

Rebajas diferentes o como hacer un consumo responsable en este período

El otro día leía que desde que se liberalizaron las fechas de las rebajas (ahora se pueden hacer prácticamente cuando se quiera), las grandes cadenas de moda low cost se han acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado a cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado en cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a comprar por precio y que se piense que en cierta manera lo están estafando, porque si se lo pueden vender con descuento por qué tiene que pagar el precio entero. En esto nos diferenciamos el pequeño comercio, que vendemos colección y que nos alejamos de entradas de novedades constantes y de la fast fashion que tanto nos ha acabado arrastrando como consumidores. De cara a las rebajas, se pueden promover una serie de ideas para hacer un consumo más responsable en estos días de descuentos.
Primero de todo, tranquilidad, que hay rebajas hasta el siete de marzo y tenemos tiempo de sobra. Si compramos en tiendas pequeñas, veremos que no hace falta ir a comprar el primer día por miedo a no encontrar lo que queremos. Y también tenemos que tener en cuenta que si no lo encontramos, tampoco pasa nada. Es como la gula, que seguimos comiendo cuando no tenemos hambre y con las compras nos pasa un poco lo mismo: acabamos comprando por comprar o porque está rebajado y eso nos hace acabar comprando mal. Leí hace poco que solamente usamos el 30% de nuestro armario, así que tendríamos que tener en cuenta cuatro consejos que nos pueden ayudar:
-Revisar nuestro armario y entender (de verdad) nuestras necesidades. Y aquí entra en juego construir nuestro armario cápsula, con aquellas piezas imprescindibles para nuestro día a día y , a su alrededor, ir complementando con otras piezas no tan necesarias, pero sí más gustosas.
-No tener prisa para comprar: muchas veces les digo a las clientas que si dudan o no lo tienen demasiado claro que se lo piensen, que se vayan a casa y que si entonces les viene aquella pieza a la cabeza que vuelvan y se la lleven. Y si no piensan más en ella, a otra cosa.
-Invertir en básicos o bien en aquellas piezas que pueden tener una vida más larga y que nos permiten mil combinaciones.
-Marcarse un presupuesto dedicado a esta inversión, así nos ahorramos gastos innecesarios y las temidas compras por impulsos. Y hasta aquí el post de hoy, que espero que os haya gustado y que os pueda ayudar, ya que solamente llevamos una semana de rebajas y lo que nos queda.

Imagen de www.pexels.com

2019

Ya dije por Instagram que haría un post resumen del año y aquí lo tenéis, la tienda va cada día mejor, aunque hay días de todo, como siempre, cuando tienes un mal día crees que te has equivocado y que estaría mejor hacer unas oposiciones y dedicarte a ser funcionaria. Pero entonces pasa que tienes un buen día y te crees la nueva Carolina Herrera. Y realmente es así, ya se sabe que la vida del pequeño comercio es estar en un péndulo constante. Y yo, la mar de contenta, no os penséis. Hoy pensaba que una de las cosas que más me gustan es pensar diferentes looks cuando monto el escaparate y cuando me pedís que os ayude a buscar una combinación para una de las piezas que os lleváis. Hacer de estilista es muy reconfortante, especialmente si después os veo por la calle vestidas con el outfit que habéis elegido en la tienda.
Los talleres van bien, la gente se interesa por ellos y yo me lo paso muy bien haciéndolos, de cara al 2020 quiero que la gente siga tan o más interesada y que empiecen a coser, que es una actividad que engancha y de qué manera. Este 2019 ha significado mi debut como tallerista para el ayuntamiento de Barcelona, ya que hice un taller de costura en el Espai Jove La Fontana. Y fue muy chulo trabajar con adolescentes que aprendieron a hacerse un coletero, una funda de móvil o una bandana para el pelo. Y fue una muy buena experiencia personal, dejé la tienda en buenas manos y me vi con otro tipo de público. Y es una vía que quiero seguir explorando, tanto en la tienda como fuera.
Tengo que volver con la confección, que la verdad es que este año me ha costado un poco, me he iniciado con la bisutería textil, y de cara a este año volveré con fuerza a la confección. Tengo pensado también hacer productos nuevos como por ejemplo riñoneras, que ya hace tiempo que la gente me pregunta y creo que de cara a la primavera puede ser una muy buena opción. Y seguir con las bolsas, también, que siempre han funcionado muy bien. Y no tenemos que olvidar las faldas y los vestidos. Total, la confección en general.
En cuanto a la ropa, este año he puesto en marcha un outlet que lo ha petado (y mucho), he vaciado el almacén de piezas que tenían tres o cuatro temporadas. Las puse a muy buen precio, lo publicité en redes y funcionó muy bien. Se quedó temblando en cuatro días, del éxito.
Y quiero seguir con las firmas que tengo pensadas hasta el momento, este verano incorporé Behulah, una marca pensada, diseñada y confeccionada en Barcelona, que es como a mi me gusta. El resto de firmas las seguiré teniendo el 2020, aunque ya tengo en la cabeza la próxima incorporación.
Y hasta aquí mi 2019 y las aspiraciones para el 2020, a parte de ir al gimnasio, comer un poco mejor y cuidarme todo lo que pueda.

Imagen de www.pexels.com