La semana de la moda de Milan

Todos los que seguís Instagram más o menos al día, os habréis dado cuenta que estos días han sido las semanas de la moda de Milan, Londres, París y Nueva York. Además, hace un tiempo que en los desfiles se dejan ver las influencers en el front row de las firmas y que lo van retransmitiendo todo minuto a minuto. Esto , y el movimiento de street style que generan es una fuente de publicidad impagable. Y me parece muy bien que participen y que enseñen los desfiles en directo, desde otro punto de vista. Recuerdo que cuando estudiaba estilismo empezaban los blogs de moda y mi profesora decía que eran unas recién llegadas y que no durarían nada. Pues mira, se equivocó.
En la semana de la moda de Milan se han visto unas cuantas tendencias que formarán parte de las colecciones de invierno 2020-21.
Prada vuelve a la sastrería reinventada, con blazers y faldas lápiz, pero con materiales nuevos, como acolchados, gomas o vestuario de basquet.
Moschino con Jeremy Scott sl frente (tengo debilidad por este diseñador, me parece muy original y con una capacidad de trabajo estratosférica) se ha inspirado en Maria Antonieta y el rosa ha inundado su colección.
Fendi ha optado por las piezas de sastrería, los abrigos de oficinales del ejército , pero acampanados, los jerseis rizados, faldas acordeón y las blusas de organza han completado una colección de grises y neutros.
Gucci ha optado por volver a los años 70, pero también con superposiciones y toques de estética grunge, que parece que vuelve (otra vez).
Jill Sandler continua con su estética minimalista, jugando con capas de ropa y usando tonos neutros y colores donde predominan el blanco, el negro y el crudo.
Alberta Ferretti ha creado una colección de ropa de día. Predomina el color negro, pero también hay toques de color y delicadeza en topos y vestidos fluidos y con tonos vibrantes.
Max Mara ha hecho una colección para la mujer que trabaja en una oficina y donde el camel ha dado paso al color gris.
Versace acostumbra a ir por libre y continua en su línia con chándals con grandes cremalleras, abrigos militares y vestidos con cortes por todadspartes, marca de la casa.
Bottega Veneta va del clásico al moderno en un giro des que ha cambiado su dirección, con Daniel Lee al frente. Y una vez más, fueron los accesorios los protagonistas de la colección.

Imagen de www.pexels.com

El showroom ( y volvemos a ello)

Una de las cosas que más me gusta en el mundo es ir de compras. Me encanta ir a comprar, no hace falta que sea ropa, me lo paso muy bien hasta cuando voy al supermercado, así que no tengo el listón demasiado alto, por lo que se ve.
Por eso me gusta cuando un par de veces al año, al final de las rebajas, toca ir a visitar showrooms para comprar la temporada siguiente. Reúne un par de características que lo convierten en una muy buena experiencia: comprar a tope y no gastar ni un euro. Digo comprar a tope porque en una sola compra dejas hechas dos colecciones de golpe: primavera-verano u otoño-invierno. Y no gastas un euro porque no lo pagas hasta el año siguiente, que es cuando recibes la colección. Y mientras, te pasas unas cuantas mañanas visitando showrooms, viendo ropa de todos los colores y de charla con los proveedores, ¿qué más puedes pedir?
La verdad es que cuando llevas cierto tiempo ya conoces a los comerciales y tienes cierta relación, y eso está muy bien. Comentamos la temporada, hacemos previsión de ventas y hablamos un rato. Ha sido así con Pela Loves y Behulah, pero en Compañía Fantástica ha sido diferente esta vez, ya que han cambiado a todo el personal del showroom. No sé muy bien qué ha pasado, pero en la web todavía están los ex trabajadores, así que es un poco extraño. Si me entero, ya os lo explicaré. Y Behulah vino a la tienda, que hacía tiempo que no venían a llevarme la colección en la tienda. No hace falta decir que me resulta infinitamente más cómodo, aunque recorrer los showrooms también me gusta, no os creáis, que salir de la cueva de vez en cuando se agradece y mucho! Ya he empezado a poner la ropa de nueva colección. Y la verdad es que contrasta que no veas. Tengo la tienda mitad y mitad, ahora es buen momento para venir a a hacer unas compras, ya que hay mucha cosa rebajada al 50%.
Pues ahora toca esperar hasta julio a repetir el proceso y volvemos a empezar la rueda.

Oscars 2020

A mi siempre me ha gustado el cine, no nos engañemos. Y me encanta la ropa, cosa que supongo que a estas alturas ya no es un secreto. Y los Oscars reúnen las dos cosas, cine y moda. Y a mi me encanta, claro. Si bien en los stories de instagram ya hice una lista de las mejores y peores vestidas ahora lo transformaré en un post. Y una cosa quiero que quede clara, que esta es mi opinión, que cada uno tiene la suya y no tenemos que coincidir necesariamente. Pues bien, empezaré por las que me han gustado más. En primer lugar, Penelope Cruz, que llevaba un Chanel vintage de color negro muy chulo. Penelope tiene una figura tipo rectángulo y la verdad es que el vestido le quedaba muy bien, ya que marcaba cintura y a partir de ahí tenía una falda (muy) abullonada. Y el color negro, que siempre estiliza y favorece a todo tipo de piel. No era arriesgado, vale, pero iba muy guapa. Seguida a corta distancia por Charlize Theron, que iba también de negro, con un Dior (casa de la que es imagen, como Penelope lo es de Chanel) de estilo old Hollywood. Un clásico que no podía fallar.
Lo remató con un collar de cinco millones de dólares (sí, habéis leído bien) y estaba estupenda. Otra actriz que iba old Hollywood fue Brie Larson, con un vestido brilli brilli que se ajustaba a su (tremenda) silueta. Otra que nos ha encantado ha sido Natalie Portman, que llevaba una capa con el nombre de las directoras no nominadas otra vez por la Academia de Hollywood. No olvidaré a la ganadora,Renée Zellweger con un Armani impecable de color blanco ajustadisimo que le quedaba como un guante. Y a mi me gusta la tendencia de llevar vestidos blancos a las entregas de premios, el rollo novia siempre me ha encantado. Y otra actriz que cada vez me gusta más es Lucy Bonton, que llevaba un Chanel en blanco y negro superestiloso. Y llevaba una de las tendencias de la temporada: perlas en el pelo.
En cuanto a las actrices que no me gustaron nada, haré un top tres. Empieza la clasificación Salma Hayek, que también llevaba un vestido blanco, pero que le quedaba fatal. Como tiene mucho pecho, tiene tendencia a ir muy ajustada y todavía se ve más bajita. Y hay otra a la que no entiendo, porque la he visto muy bien vestida durante la temporada de premios y en esta ocasión la pifió un poco. Laura Dern llevaba un Armani en un rosa enpolvado con pasamanería de color negro que no le hacía justicia. Y para acabar, Greta Gerwig, que iba con un vestido verde oscuro que no le quedaba demasiado bien. A ver, el vestido no tenía nada de malo, pero ella es muy pálida y aquel color todavía la apagaba más. Y recordemos que los Oscars son una noche para brillar.

Imatge de www.oscars.org

Maestros de la costura

Ya van por la tercera temporada y ya hace tiempo que quería escribir un post sobre ello. Es un programa que supuestamente va de costura, pero que no deja de ser un programa de entretenimiento, técnicamente impecable, pero que de costura no acabamos de ver mucha. Hay 12 concursantes que no dejan de ser personajes, que cada semana compiten para ver quien se va o mejor dicho quien no se va, Al final tienen que quedar tres, que se repartirán los premios. El primer premio es una colección de ropa propia que se venderá en El Corte Inglés, mientras que el segundo y tercer premio son formaciones dentro del diseño.
Los concursantes normalmente no tienen demasiada idea sobre costura, o eso parece, porque después presentan colecciones en la Madrid Fashion Week cuando tu los has visto que meses antes no sabían poner una cremallera. También es verdad que el tiempo que les dan para hacer las pruebas es muy poco:¿se puede terminar un vestido en 90 minutos? Pues no, yo en este tiempo puedo terminar una falda, pero en mi casa. En un plató con las luces, los compañeros y la presentadora cada treinta minutos diciendo que no terminas, pues lo tendría que ver.
En cuanto a los concursantes, dicen que al casting se presentaron más de 10.000 personas, pero a mi me contactaron para ver si podía hacer difusión. Y conste que la he hecho en las tres ediciones. Y creo que eligen los concursantes en función de lo que puedan aportar como personajes al show, no por sus conocimientos de costura.
El jurado está compuesto por tres diseñadores (o modistos) que representan tres tipos de diseño diferentes: el modista con atelier que hace ropa a medida para sus clientas a la vez que hace de figurinista para espectáculos, la joven diseñadora que representa el color y que ya lleva tiempo dando guerra y el recién llegado, que lleva tiempo, pero que ha llegado para quedarse, que presenta colecciones en Nueva York y que ha conseguido vestir a Madonna y a Beyoncé.
Y si me preguntáis mi opinión, la verdad es que lo miro y me gusta, aunque lo encuentro un poco largo (son tres horas), salen diseñadores y talleres superchulos que no se ven en televisión y han conseguido que la costura esté más de moda.