La semana de la moda de Milan

Todos los que seguís Instagram más o menos al día, os habréis dado cuenta que estos días han sido las semanas de la moda de Milan, Londres, París y Nueva York. Además, hace un tiempo que en los desfiles se dejan ver las influencers en el front row de las firmas y que lo van retransmitiendo todo minuto a minuto. Esto , y el movimiento de street style que generan es una fuente de publicidad impagable. Y me parece muy bien que participen y que enseñen los desfiles en directo, desde otro punto de vista. Recuerdo que cuando estudiaba estilismo empezaban los blogs de moda y mi profesora decía que eran unas recién llegadas y que no durarían nada. Pues mira, se equivocó.
En la semana de la moda de Milan se han visto unas cuantas tendencias que formarán parte de las colecciones de invierno 2020-21.
Prada vuelve a la sastrería reinventada, con blazers y faldas lápiz, pero con materiales nuevos, como acolchados, gomas o vestuario de basquet.
Moschino con Jeremy Scott sl frente (tengo debilidad por este diseñador, me parece muy original y con una capacidad de trabajo estratosférica) se ha inspirado en Maria Antonieta y el rosa ha inundado su colección.
Fendi ha optado por las piezas de sastrería, los abrigos de oficinales del ejército , pero acampanados, los jerseis rizados, faldas acordeón y las blusas de organza han completado una colección de grises y neutros.
Gucci ha optado por volver a los años 70, pero también con superposiciones y toques de estética grunge, que parece que vuelve (otra vez).
Jill Sandler continua con su estética minimalista, jugando con capas de ropa y usando tonos neutros y colores donde predominan el blanco, el negro y el crudo.
Alberta Ferretti ha creado una colección de ropa de día. Predomina el color negro, pero también hay toques de color y delicadeza en topos y vestidos fluidos y con tonos vibrantes.
Max Mara ha hecho una colección para la mujer que trabaja en una oficina y donde el camel ha dado paso al color gris.
Versace acostumbra a ir por libre y continua en su línia con chándals con grandes cremalleras, abrigos militares y vestidos con cortes por todadspartes, marca de la casa.
Bottega Veneta va del clásico al moderno en un giro des que ha cambiado su dirección, con Daniel Lee al frente. Y una vez más, fueron los accesorios los protagonistas de la colección.

Imagen de www.pexels.com

El showroom ( y volvemos a ello)

Una de las cosas que más me gusta en el mundo es ir de compras. Me encanta ir a comprar, no hace falta que sea ropa, me lo paso muy bien hasta cuando voy al supermercado, así que no tengo el listón demasiado alto, por lo que se ve.
Por eso me gusta cuando un par de veces al año, al final de las rebajas, toca ir a visitar showrooms para comprar la temporada siguiente. Reúne un par de características que lo convierten en una muy buena experiencia: comprar a tope y no gastar ni un euro. Digo comprar a tope porque en una sola compra dejas hechas dos colecciones de golpe: primavera-verano u otoño-invierno. Y no gastas un euro porque no lo pagas hasta el año siguiente, que es cuando recibes la colección. Y mientras, te pasas unas cuantas mañanas visitando showrooms, viendo ropa de todos los colores y de charla con los proveedores, ¿qué más puedes pedir?
La verdad es que cuando llevas cierto tiempo ya conoces a los comerciales y tienes cierta relación, y eso está muy bien. Comentamos la temporada, hacemos previsión de ventas y hablamos un rato. Ha sido así con Pela Loves y Behulah, pero en Compañía Fantástica ha sido diferente esta vez, ya que han cambiado a todo el personal del showroom. No sé muy bien qué ha pasado, pero en la web todavía están los ex trabajadores, así que es un poco extraño. Si me entero, ya os lo explicaré. Y Behulah vino a la tienda, que hacía tiempo que no venían a llevarme la colección en la tienda. No hace falta decir que me resulta infinitamente más cómodo, aunque recorrer los showrooms también me gusta, no os creáis, que salir de la cueva de vez en cuando se agradece y mucho! Ya he empezado a poner la ropa de nueva colección. Y la verdad es que contrasta que no veas. Tengo la tienda mitad y mitad, ahora es buen momento para venir a a hacer unas compras, ya que hay mucha cosa rebajada al 50%.
Pues ahora toca esperar hasta julio a repetir el proceso y volvemos a empezar la rueda.

Oscars 2020

A mi siempre me ha gustado el cine, no nos engañemos. Y me encanta la ropa, cosa que supongo que a estas alturas ya no es un secreto. Y los Oscars reúnen las dos cosas, cine y moda. Y a mi me encanta, claro. Si bien en los stories de instagram ya hice una lista de las mejores y peores vestidas ahora lo transformaré en un post. Y una cosa quiero que quede clara, que esta es mi opinión, que cada uno tiene la suya y no tenemos que coincidir necesariamente. Pues bien, empezaré por las que me han gustado más. En primer lugar, Penelope Cruz, que llevaba un Chanel vintage de color negro muy chulo. Penelope tiene una figura tipo rectángulo y la verdad es que el vestido le quedaba muy bien, ya que marcaba cintura y a partir de ahí tenía una falda (muy) abullonada. Y el color negro, que siempre estiliza y favorece a todo tipo de piel. No era arriesgado, vale, pero iba muy guapa. Seguida a corta distancia por Charlize Theron, que iba también de negro, con un Dior (casa de la que es imagen, como Penelope lo es de Chanel) de estilo old Hollywood. Un clásico que no podía fallar.
Lo remató con un collar de cinco millones de dólares (sí, habéis leído bien) y estaba estupenda. Otra actriz que iba old Hollywood fue Brie Larson, con un vestido brilli brilli que se ajustaba a su (tremenda) silueta. Otra que nos ha encantado ha sido Natalie Portman, que llevaba una capa con el nombre de las directoras no nominadas otra vez por la Academia de Hollywood. No olvidaré a la ganadora,Renée Zellweger con un Armani impecable de color blanco ajustadisimo que le quedaba como un guante. Y a mi me gusta la tendencia de llevar vestidos blancos a las entregas de premios, el rollo novia siempre me ha encantado. Y otra actriz que cada vez me gusta más es Lucy Bonton, que llevaba un Chanel en blanco y negro superestiloso. Y llevaba una de las tendencias de la temporada: perlas en el pelo.
En cuanto a las actrices que no me gustaron nada, haré un top tres. Empieza la clasificación Salma Hayek, que también llevaba un vestido blanco, pero que le quedaba fatal. Como tiene mucho pecho, tiene tendencia a ir muy ajustada y todavía se ve más bajita. Y hay otra a la que no entiendo, porque la he visto muy bien vestida durante la temporada de premios y en esta ocasión la pifió un poco. Laura Dern llevaba un Armani en un rosa enpolvado con pasamanería de color negro que no le hacía justicia. Y para acabar, Greta Gerwig, que iba con un vestido verde oscuro que no le quedaba demasiado bien. A ver, el vestido no tenía nada de malo, pero ella es muy pálida y aquel color todavía la apagaba más. Y recordemos que los Oscars son una noche para brillar.

Imatge de www.oscars.org

Maestros de la costura

Ya van por la tercera temporada y ya hace tiempo que quería escribir un post sobre ello. Es un programa que supuestamente va de costura, pero que no deja de ser un programa de entretenimiento, técnicamente impecable, pero que de costura no acabamos de ver mucha. Hay 12 concursantes que no dejan de ser personajes, que cada semana compiten para ver quien se va o mejor dicho quien no se va, Al final tienen que quedar tres, que se repartirán los premios. El primer premio es una colección de ropa propia que se venderá en El Corte Inglés, mientras que el segundo y tercer premio son formaciones dentro del diseño.
Los concursantes normalmente no tienen demasiada idea sobre costura, o eso parece, porque después presentan colecciones en la Madrid Fashion Week cuando tu los has visto que meses antes no sabían poner una cremallera. También es verdad que el tiempo que les dan para hacer las pruebas es muy poco:¿se puede terminar un vestido en 90 minutos? Pues no, yo en este tiempo puedo terminar una falda, pero en mi casa. En un plató con las luces, los compañeros y la presentadora cada treinta minutos diciendo que no terminas, pues lo tendría que ver.
En cuanto a los concursantes, dicen que al casting se presentaron más de 10.000 personas, pero a mi me contactaron para ver si podía hacer difusión. Y conste que la he hecho en las tres ediciones. Y creo que eligen los concursantes en función de lo que puedan aportar como personajes al show, no por sus conocimientos de costura.
El jurado está compuesto por tres diseñadores (o modistos) que representan tres tipos de diseño diferentes: el modista con atelier que hace ropa a medida para sus clientas a la vez que hace de figurinista para espectáculos, la joven diseñadora que representa el color y que ya lleva tiempo dando guerra y el recién llegado, que lleva tiempo, pero que ha llegado para quedarse, que presenta colecciones en Nueva York y que ha conseguido vestir a Madonna y a Beyoncé.
Y si me preguntáis mi opinión, la verdad es que lo miro y me gusta, aunque lo encuentro un poco largo (son tres horas), salen diseñadores y talleres superchulos que no se ven en televisión y han conseguido que la costura esté más de moda.

Armario cápsula de primavera 2020

Aunque todavía hace frío y aprovechamos las rebajas para comprar aquellas botas que queremos o esos guantes que necesitamos porque por la noche hace un frío que pela, la primavera ya está aquí. Bien, quizás la primavera no, pero la ropa de primavera ya se empieza a ver y las revistas de moda van llenas de artículos sobre las tendencias primaverales. Y aquí me tenéis, preparando una lista del armario cápsula de primavera. Como ya he explicado en distintas ocasiones, el armario cápsula es tener las piezas imprescindibles para, a partir de ellas, construir un armario que nos durará varias temporadas. Pues aquí tenéis la lista para este año:
-Un vestido blanco: ya sabéis que en verano siempre es el color por excelencia, y eso que no me estoy refiriendo a un vestido tipo ibicenco. Y últimamente se está viendo el blanco en piezas de invierno, especialmente en abrigos y tejanos.
-Un sujetador tipo bralette: y atención, que no solamente se llevarán como sujetador o top, si no también encima de la ropa, encima de una camisa blanca, por ejemplo.
-Una bolsa con tejido técnico: es verdad que cada vez estamos viendo que nos quieren vender como veganos bolsos que hace cuatro días los considerábamos de poca calidad porque no eran de piel. No nos referimos a este tipo de bolso, sino a un bolso con buen tejido técnico, si puede ser que sea de tamaño grande.
-Una blazer efecto piel: como he dicho antes, en las pasarelas ya no se ve la piel como género de calidad, ahora se intenta que a las pasarelas no haya sufrimiento animal, y eso va tanto por el cuero como con el pelo.
-Unos shorts: si bien es verdad que en invierno también se han visto, es una pieza que no puede faltar en ningún armario primaveral. Si huimos del tejano, nos permitirá llevar looks más arreglados.
-Un zapato masculino: tipo mocasín, olvidemos los tacones por un momento y nos adaptamos a los zapatos planos, cerrados y con cordones, a ser posible.
-Unos vaqueros azules: es la pieza que aparece temporada tras temporada en todas las listas, pero es que ya no se contempla un armario sin él, y puede ser ancho, estrecho, mom jeans…un vaquero azul que se adapte a nuestro estilo.
-Una gabardina: una pieza que ya hace años que no se mueve de nuestros armarios, si lo incorporamos por primera vez, podemos procurar que tenga un toque, como por ejemplo que sea bicolor.
-Una camisa blanca: otro de los clásicos entre los clásicos. Y que siempre nos hace quedar bien, se puede combinar y hacernos un look de lo más profesional, o bien combinado con vaqueros, ir de manera más sencilla, pero igualmente impecable.
-Una pieza con estampado tropical: será uno de los estampados estrella de la temporada, así que puede ser cualquier pieza, pero mejor que no sea un vestido, mejor una falda, así la podemos combinar con una camisa o bien con una camiseta de punto si queremos ir más informales.
Y hasta aquí, ya tenéis las claves para vuestro armario de primavera, ya podéis salir a comprar sobre seguro.

Imagen de www.pexels.com

La entrega de premios

Tengo una clienta que es escritora y el otro día vino a buscar un outfit para una entrega de premios literarios en Roma. Vimos vídeos de pasadas ediciones de la entrega y la verdad es que había de todo: gente que iba muy arreglada y gente que iba prácticamente en vaqueros. Y comenzamos a buscar un outfit para la gala. Primero, fueron los vestidos vintage, pero no acababa de verse , aunque había uno que le quedaba especialmente bien. Después se probó un vestido que le quedaba muy bien: era de color verde con unos bordados muy llamativos que le quedaba perfecto. Lo combinó con un cinturón de lentejuelas que hacía nada que se había comprado en otra tienda y que le daba un aire más rockero al vestido. La verdad es que nos gustaba mucho el efecto. También habíamos escogido piezas de ropa que no combinaban entre sí para mezclar opciones. Entonces Montse se probó una camisa con una lazada en el cuello que le daba un aire distinguido , a la vez que moderno y la sorpresa fue que lo combinó con una de las faldas y oh sorpresa, el conjunto quedaba redondo. Se puso el cinturón de lentejuelas que se había probado con el vestido verde y quedaba perfecto.
Como había venido con deportivas, le dejé unos zapatos de tacón que traje un día para unas fotos y que aquí se han quedado. Y ya fue el remate. El outfit era una maravilla y nos había salido por casualidad, combinando dos estampados. Yo hacía un rato que le había dicho que el tema de combinar estampados todavía me cuesta un poco de hacer, pero que hay combinaciones muy conseguidas. Y mira, encontramos dos estampados que combinaban un montón. Es más, un día de estos irá al escaparate, porque a las dos nos gustó mucho. Ahora queda que me mande una foto, yo desde aquí le deseo toda la suerte del mundo. Y si no gana, seguro que girará muchos cuellos con su outfit.

Rebajas diferentes o como hacer un consumo responsable en este período

El otro día leía que desde que se liberalizaron las fechas de las rebajas (ahora se pueden hacer prácticamente cuando se quiera), las grandes cadenas de moda low cost se han acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado a cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado en cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a comprar por precio y que se piense que en cierta manera lo están estafando, porque si se lo pueden vender con descuento por qué tiene que pagar el precio entero. En esto nos diferenciamos el pequeño comercio, que vendemos colección y que nos alejamos de entradas de novedades constantes y de la fast fashion que tanto nos ha acabado arrastrando como consumidores. De cara a las rebajas, se pueden promover una serie de ideas para hacer un consumo más responsable en estos días de descuentos.
Primero de todo, tranquilidad, que hay rebajas hasta el siete de marzo y tenemos tiempo de sobra. Si compramos en tiendas pequeñas, veremos que no hace falta ir a comprar el primer día por miedo a no encontrar lo que queremos. Y también tenemos que tener en cuenta que si no lo encontramos, tampoco pasa nada. Es como la gula, que seguimos comiendo cuando no tenemos hambre y con las compras nos pasa un poco lo mismo: acabamos comprando por comprar o porque está rebajado y eso nos hace acabar comprando mal. Leí hace poco que solamente usamos el 30% de nuestro armario, así que tendríamos que tener en cuenta cuatro consejos que nos pueden ayudar:
-Revisar nuestro armario y entender (de verdad) nuestras necesidades. Y aquí entra en juego construir nuestro armario cápsula, con aquellas piezas imprescindibles para nuestro día a día y , a su alrededor, ir complementando con otras piezas no tan necesarias, pero sí más gustosas.
-No tener prisa para comprar: muchas veces les digo a las clientas que si dudan o no lo tienen demasiado claro que se lo piensen, que se vayan a casa y que si entonces les viene aquella pieza a la cabeza que vuelvan y se la lleven. Y si no piensan más en ella, a otra cosa.
-Invertir en básicos o bien en aquellas piezas que pueden tener una vida más larga y que nos permiten mil combinaciones.
-Marcarse un presupuesto dedicado a esta inversión, así nos ahorramos gastos innecesarios y las temidas compras por impulsos. Y hasta aquí el post de hoy, que espero que os haya gustado y que os pueda ayudar, ya que solamente llevamos una semana de rebajas y lo que nos queda.

Imagen de www.pexels.com

2019

Ya dije por Instagram que haría un post resumen del año y aquí lo tenéis, la tienda va cada día mejor, aunque hay días de todo, como siempre, cuando tienes un mal día crees que te has equivocado y que estaría mejor hacer unas oposiciones y dedicarte a ser funcionaria. Pero entonces pasa que tienes un buen día y te crees la nueva Carolina Herrera. Y realmente es así, ya se sabe que la vida del pequeño comercio es estar en un péndulo constante. Y yo, la mar de contenta, no os penséis. Hoy pensaba que una de las cosas que más me gustan es pensar diferentes looks cuando monto el escaparate y cuando me pedís que os ayude a buscar una combinación para una de las piezas que os lleváis. Hacer de estilista es muy reconfortante, especialmente si después os veo por la calle vestidas con el outfit que habéis elegido en la tienda.
Los talleres van bien, la gente se interesa por ellos y yo me lo paso muy bien haciéndolos, de cara al 2020 quiero que la gente siga tan o más interesada y que empiecen a coser, que es una actividad que engancha y de qué manera. Este 2019 ha significado mi debut como tallerista para el ayuntamiento de Barcelona, ya que hice un taller de costura en el Espai Jove La Fontana. Y fue muy chulo trabajar con adolescentes que aprendieron a hacerse un coletero, una funda de móvil o una bandana para el pelo. Y fue una muy buena experiencia personal, dejé la tienda en buenas manos y me vi con otro tipo de público. Y es una vía que quiero seguir explorando, tanto en la tienda como fuera.
Tengo que volver con la confección, que la verdad es que este año me ha costado un poco, me he iniciado con la bisutería textil, y de cara a este año volveré con fuerza a la confección. Tengo pensado también hacer productos nuevos como por ejemplo riñoneras, que ya hace tiempo que la gente me pregunta y creo que de cara a la primavera puede ser una muy buena opción. Y seguir con las bolsas, también, que siempre han funcionado muy bien. Y no tenemos que olvidar las faldas y los vestidos. Total, la confección en general.
En cuanto a la ropa, este año he puesto en marcha un outlet que lo ha petado (y mucho), he vaciado el almacén de piezas que tenían tres o cuatro temporadas. Las puse a muy buen precio, lo publicité en redes y funcionó muy bien. Se quedó temblando en cuatro días, del éxito.
Y quiero seguir con las firmas que tengo pensadas hasta el momento, este verano incorporé Behulah, una marca pensada, diseñada y confeccionada en Barcelona, que es como a mi me gusta. El resto de firmas las seguiré teniendo el 2020, aunque ya tengo en la cabeza la próxima incorporación.
Y hasta aquí mi 2019 y las aspiraciones para el 2020, a parte de ir al gimnasio, comer un poco mejor y cuidarme todo lo que pueda.

Imagen de www.pexels.com

10 Regalos de amigo invisible que NO te puedo vender yo

-Una taza: es un regalo muy bonito, porque te aseguras que aquella persona, si no la usa, como mínimo la verá en el armario de los vasos y pensará en ti cada vez que la vea. Lo mejor es saber si tu amigo invisible es de te o mejor de café. Si el presupuesto lo permite, podemos complementarlo con un poco de café o té a granel y quedaremos muy bien.
-Un libro, desde que leí en una librería italiana «Leo en defensa propia», esta frase se me grabó a fuego y considero que leer es uno de mis pasatiempos favoritos y lo puedes hacer (prácticamente) en cualquier sitio. Y además es gratis!
-Unos zapatos: uno de los mejores regalos que he recibido nunca fue cuando mi amiga María me regaló unas sandalias doradas que se había comprado para una boda y me las pasó, porque era en Marzo y nevó, con lo cual ni las estrenó. Y yo las reventé, literalmente. Y vinieron conmigo de viaje a Bali. No sobrevivieron más allá de dos temporadas, pero siempre le he recordado que fue su mejor regalo.
-Una joya: pocas cosas pueden simbolizar que aquella persona nos importa que comprarle una joya. Y es un regalo que se ajusta prácticamente a todos los presupuestos, puede ser un regalo sencillo o bien algo más fastuoso, dependerá de nosotros.
-Bombones: el chocolate siempre se agradece y siempre apetece. Y este es un regalo que acepta diversos formatos, también. Y puede ser blanco, negro o con leche, siempre adaptándose al gusto del homenajeado.
-Vino: el otro día leía un artículo ( de esos patrocinados por una marca que no te das cuenta hasta medio artículo que te está intentando vender algo) donde decía que si te invitan estos días para quedar bien lo mejor es que lleves una botella de vino. Patrocinios a parte, comparto la idea que es un buen regalo y la persona que lo recibe elige con quien quiere quiere compartirlo, así que es un regalo que recibe dos veces.
-Un masaje: no hace falta decir que mientras escribo estas líneas deseo que alguien me regale alguno! Pues es un rato que te dedican a ti, un regalo de salud y que hará que durante unas horas prácticamente levites.
-Una ginebra: o un derivado. El otro día un amigo me dejó caer que se le había acabado el gin y que quería uno, y hasta me dijo la marca que quería. Yo al principio no caí (soy lenta, sí), pero ahora ya lo tengo en la lista.
-Una entrada al teatro: también las hay de todos los precios, pero una buena función es un muy buen detalle, la verdad. Y no hace falta que sea una función de texto, puede ser un espectáculo de magia o bien un monólogo.
-Un calendario solidario, ben, aquí hago un poco de trampa porque este regalo sí que te lo puedo vender yo!! Es un calendario donde cada mes hay una ilustración relacionada con un tema animalístico y todos los beneficios de este calendario se darán a Arca Internacional, una protectora de animales de Tarragona.

Imagen de www.pexels.com

10 Regalos de Amigo Invisible que te puedo vender yo

Ahora viene la época de hacer muchos regalos y la verdad que os quería hablar de cosas que podéis regalar sin que os arruinéis, algunas las tengo en la tienda y otras las tienen en otros comercios. En el post de hoy, os escribo sobre los que me podéis comprar a mi, y la semana que viene escribiré otro, el de diez regalos que no os puedo vender yo.
-Una pulsera: si el presupuesto es bajo, podemos hacer un regalo sencillo, pero que quede bien. Si lo acompañamos con una tarjeta, mejor que mejor. Y esta Navidad, las chicas de One Jewel Bcn han ideado unas tarjetas donde imprimen una foto que tu quieras (que puede ser del móvil) en una tarjeta donde de pone la pulsera. Más personalizado, imposible.
-Unos pendientes: los hay de todos los precios, así que es un regal muy flexible. Yo siempre pregunto si la persona a quien queremos regalar le gusta que cuelguen o que no. Y a partir de aquí, buscar una forma y un color que le combinen con la personalidad.
-Un collar: también es importante saber si le gustan largos o cortos, de macramé, o la bisutería más clásica. Se abre un abanico de posibilidades bastante grande donde tenemos bisutería textil como última incorporación.
-Una tote bag: la puedes llevar plegada dentro de tu bolso y en un momento dado, la sacas y tienes una bolsa perfecta para poner lo que necesites. Los hay de todos los estampados y de todas las medidas, así que si lo coges con una tela chula, ya tienes tu regalo. Y siempre podrás decir que lo ha hecho la chica de la tienda, o sea yo.
-Una tote bag reversible: visto el regalo anterior, pero mejorado. Dos por el precio de una. Y con la combinación de estampados como protagonista.
-Una tote bag con tela de saco de café, que mira que me encantan y a sobre van forradas con telas de la India. Las había visto muchas veces en mercados y le encantaban y encuentro que no acaban de tener el éxito que se merecen. ¿Lo cambiamos este año?
-Un neceser: nunca sabré el número exacto de neceseres que tengo en casa, pero os digo una cosa, nunca hay suficientes. Y los que tengo son a conjunto con las tote bags.
-Un anillo: tengo que reconocer que no tengo muchos, porque hay muchas medidas y los que tengo son ajustables. Pero seguro que encuentras alguno que encaje contigo o con la persona que lo tenga que recibir.
-Un portamonedas: los tengo muy bonitos y hasta exóticos, traídos de Vietnam. Y también ilustrados.
-Un monedero vintage con la ilustración de Esther Voltá, una de las últimas incorporaciones, que no me pueden gustar más. Son unos monederos tipo pin up con una ilustración, cadauno es diferente y llaman mucho la atención, la verdad.
Espero haberte ayudado, que cojas ideas y que triunfes con tus regalos.