Tipos de tacón

He escrito muchas veces sobre zapatos como complemento de los looks, pero nunca les he dedicado un post en exclusiva. Pues hoy lo haré, escribiendo sobre los diferentes tipos de tacón que podemos encontrar:

Tacón cubano: es el tacón ancho de altura media, con la parte posterior ligeramente inclinada y la parte delantera recta, que suele utilizarse en la fabricación de botas.
Zapatos de tascón (las cuñas de toda la vida): tacón ancho en forma de tascón, que se extiende desde la suela del zapato. Es un tacón muy típico en las alpargatas y zapatos de verano, pero también se ven durante los meses más fríos. Es un tacón que hace que tengamos todo el pie apoyado sobre la base y nos hace ir la mar de cómodas.
Tacones de aguja o stiletto: tacón ancho, afilado y estrecho, muchas veces con una varita metálica similar a un estilete (de aquí el nombre de stiletto). Los encontramos de todas las alturas imaginables, la comodidad es inversamente proporcional a su altura. Son muy favorecedores, eso sí, pero que levante la mano la que no ha llegado a casa con los zapatos en la mano después de una fiesta o evento.
Tacón de salón: tacón tipo bloque, de altura entre mediana y alta. Los zapatos de salón son un clásico entre los clásicos. Se incorporaron en la moda como en el siglo XVIII y todavía hoy los encontramos como uno de los modelos más vendidos.
Tacones kitten: tacón bajo, avanzado y rematado en punta. Son zapatos similares a los salones pero de tres o cuatro centímetros de alto. Resultan muy femeninos, se pusieron de moda a principios de este siglo y no hemos parado de verlos porque, aunque son un poco cursis, son rematadamente cómodos.
Plataforma: tacón alto y ancho con una suela similar. No los definiríamos como cómodos, parece que te tengas que sacar el carné de mercancías peligrosas cuando te los pongas, pero son especialmente indicados por si quieres crecer unos cuantos centímetros durante unas horas.

Imagen de www.pexels.com

10 accesorios que te harán brillar como invitada (y que luego podrás aprovechar)

Siguiendo con la estela de los posts sobre bodas y celebraciones diversas, os quería escribir cuatro líneas sobre los accesorios que pueden hacer levantar el look de invitada y que quizás hay que invertir un poco, pero no nos parecerá tanto si después los podemos reutilizar.
Lo primero son unos pendientes bien vistosos. Ahora encontramos pendientes con multitud de materiales: resina, textiles, de cristal, de madera, metálicos…una infinidad de posibilidades. Sobre todo que sean de tendencia, que así nos veremos a la moda, aunque el vestido de boda ya lo hayamos llevado en otras temporadas.
Siguiendo con la bisutería, un collar resinado bien colorido nos hará salir de la línea convencional de las invitadas. Y un broche bien vistoso, que hay de muy chulos, también marcará un punto de atención a nuestro outfit.
Unas sandalias joya hacen que el look gane enteros y, aunque a mi me encanta la pedrería en los zapatos, quizás con unas sandalias doradas o plateadas ya iremos bien. Y hay que tener en cuenta que combinan con cualquier pieza de vestir que llevemos. Muchas veces mis clientas me preguntan con qué pueden combinar un vestido de ceremonia, yo siempre les recomiendo el dorado o plateado porque son fácilmente combinables y raramente pasan de moda. Para el pelo podemos usar un turbante con pedrería, que siempre nos hará atraer miradas. Y complementos para el pelo que también nos harán destacar son una bandana o un coletero con personalidad.
En cuanto a piezas de vestir, si vamos con un estampado liso, lo podemos combinar con un kimono estampado. A mi personalmente me gustan los kimonos con pantalones y monos, encuentro que quedan mejor que con un vestido. Si la celebración es en meses de frío, que sea de terciopelo o de lentejuelas, entonces seremos las reinas de la fiesta. También un chal estampado puede quedar muy bien y combina tanto con vestidos como con dos piezas con pantalones. Y si hace frío, podemos atrevernos con una estola de pelo (artificial, eso sí). Antes estaba reservado para invitadas de más edad, pero ahora estos estereotipos son cada vez más eso, estereotipos. Y a mi los peluches siempre me han gustado.
Y como bolsa de mano, podemos usar una bolsa japonesa con una tela vistosa, así llevamos una pieza funcional, pero con personalidad.
Hay que recordar que siempre los más importante es ir cómoda, que no está reñido con ir estilosa y sentirse segura, pero arriesgando un poco, que estamos de celebración.

Imagen de www.pexels.com

Como vestirse para una boda en la playa

Ahora que empieza la temporada BBC, empezamos a recibir invitaciones y las celebraciones ahora ya no son lo de siempre. Ahora hay bodas en el campo o en la playa, y esto hace que la manera de vestir en estas ocasiones sea un poco distinta.
En el caso de la boda en la playa hemos visto muchas veces, sobre todo en las películas, que todo el mundo va de blanco. Y como nosotros no somos americanos, si no nos lo dicen específicamente en el “dress code”, tenemos que evitar este color.
La manera de vestir será similar a la boda en el campo de la que hablamos en el post anterior. Un vestido largo y vaporoso o un mono serán la opción más adecuada. Los tejidos pueden ser también informales, y el lino y el algodón serán nuestros aliados. Tenemos que tener en cuenta que se trata de una ceremonia más informal y podemos jugar con los colores: tonos como el salmón, el celeste o el verde menta son muy adecuados, pero podemos arriesgar con el amarillo o el rosa chicle. Si prefieres la opción de los estampados, combinaciones florales o geométricas son muy adecuadas, pero si quieres ser la más original, busca un estampado con temática marina y causarás sensación. La largura de la pieza debe ser larga o midi y nada de faldas lápiz ni de siluetas ajustadas.
Si optamos por llevar pantalones, unos palazzo anchos serán la opción más adecuada, combinado con una parte de arriba boho. Las transparencias y los volantes son muy recomendables, así como los cortes (escotes o aberturas inesperadas) que se muevan con la brisa marina.
En cuanto a los tacones, quedan desterrados totalmente. Mejor unas cuñas o unas sandalias, que tenemos mil opciones: desde las sandalias de tiras a las tipo joya, doradas o con pedrería, que cuando caiga el sol nos hagan brillar.
En cuanto a los complementos, tienen que ser minimalistas, bolsa de mano si puede ser con cadena, así podremos jugar con opciones. Y para el pelo, suelto y con alguna diadema o tocado sencillo. Es bien fácil crear un look para una boda de playa, ya que podemos hacer volar nuestra imaginación y ser más creativas que nunca.

Imagen de www.pexels.com

Como vestirse para una boda en el campo

Hace unos días vino una chica a la tienda y me explicó que la habían invitado a una boda en el campo y que en la invitación ya la avisaban que el dress code tenía que ser adecuado al entorno, que querían que la gente fuera vestida boho chic. La chica estaba un poco preocupada, pero conseguí crearle un look a partir de uno de los vestidos de la tienda.
Lo primero que tenemos que tener en cuenta en una boda en el campo es el tema de los tejidos, nada de lentejuelas, ni tejidos pesados o brillantes, ni puntas ni tampoco acabados muy recargados. Las telas que queremos son fluidas. Y como siempre, lo mejor es un vestido corto, si puede ser estampado floral o de topos, que este año vuelven con fuerza. Y que sea un vestido que no se ciña a la figura, que sea ligero. O también nos podemos poner un mono, a poder ser estampado. Sobretodo tenemos que evitar los colores más invernales como el marrón, el azul marino, el morado oscuro o el negro. Y apostar por colores con luz. En el caso de mi clienta, se llevó un vestido vintage estampado floral, de color claro, manga corta, goma en la cintura y largo por encima de la rodilla. Se llevó también un cinturón de piel marrón que combinaba perfectamente.
En cuanto a la cabeza, me dijo que llevaría un canotier, un sombrero de paja de ala corta que hace mucho tiempo que se ven en las bodas más informales. Me pareció muy buena idea porque, aprovechando que estamos en los meses de buen tiempo, podemos aprovechar para llevar adornos para el pelo como coronas de flores o turbantes (podéis ver el post de la semana pasada donde hablaba de los adornos en el pelo).
Siguiendo con los complementos, el bolso ideal para esta ocasión es el bolso de mano, a poder ser de tejidos naturales como la rafia o el yute.
Y punto y a parte merecen los zapatos, sobre todo no tienen que ser de tacón fino, que se nos clavarán en el suelo e iremos muy incómodas. Lo ideal es llevar cuñas o zapatos de tacón ancho, ya que seguramente habrá partes de la boda que se celebrarán en el césped y tampoco podemos estar incómodas y no disfrutar del momento. Yo hace años que fui a una boda que en un principio era en un restaurante, pero la ceremonia fue en el césped del mismo recinto y me pasé todo el rato hundiéndome en el suelo, y fue muy incómodo! Y no olvidemos que si queremos un estilo boho, las cuñas serán nuestras aliadas y después las podremos aprovechar toda la temporada.

Imagen de www.pexels.com

 

Diademas, el accessorio de temporada por muy poco dinero (y yo las hago)

Cuando hablamos de diademas también me refiero a adornos para el pelo. En la Semana de la Moda de París, Prada ha presentado su colección de primavera posicionando las diademas como uno de los complementos obligados de cara al buen tiempo. Aunque sabemos que en las pasarelas siempre vemos piezas extravagantes y que las diademas de satén de Prada eran realmente de tamaño maxi, esto querrá decir que los adornos capilares vuelven a estar de moda y que los podremos ajustar a nuestro gusto como más nos apetezca.
Ya hace tiempo expliqué que cuando empezaba con las ferias, un verano estuve trabajando en un mercado cerca de la playa y que se me ocurrió hacer turbantes. Y la verdad es que ese verano no vendí otra cosa. La gente salía de la playa despeinada y allí estaba yo, con mis turbantes bien coloridos, ayudando a las bañistas a poner el pelo en su sitio. No hace falta decir que tuve mucho éxito y que ahora tengo mis turbantes repartidos por medio mundo, ya que estaba en una playa donde la mayoría eran turistas extranjeros. Tomé nota y desde entonces, siempre hago turbates cuando llega el buen tiempo. Y los vendo cada año. Procuro hacerlos con telas vistosas y cada año tengo clientas que vienen a aumentar sus colecciones.
El año pasado vi que Amancio vendía unas diademas turbante con goma y le copié la idea. Y nuevamente, fue todo un éxito. Y al tener goma, encajan con más facilidad. Y ya me tenéis otro verano venga coser. Me sobraron unas cuantas que dejé en exposición en la tienda y ahora que parece que vuelve el buen tiempo, se ha vuelto a reactivar la venta.
Y hace unos días vino una clienta que quería que li replicara un modelos de turbante que usa para hacer deporte y que le va muy bien. Al principio pensaba decirle que no y ofrecerle mi modelo de siempre, pero miré la muestra que me trajo y me gustó bastante. Así que los hice y me pidió unos cuantos para sus amigas. Y es un modelo más sencillo que el del turbante que he hecho hasta ahora y este verano será el nuevo modelo.
Pensad que un adorno en el pelo sirve para arreglar un día de “bad hair day” y que hasta se ven en las bodas, novia incluída. O sea que ya sabéis, este año vendrán con fuerza. Aviso con tiempo!

Imagen de www.pexels.com

Como adaptar piezas de verano que tenemos en el armario cuando hace frío

Seguro que a mucha gente le pasa como a mí, que tenemos el armario lleno de piezas, pero creemos que no tenemos ropa o por el contrario siempre vamos vestidas iguales, tenemos cuatro conjuntos ya montados y con eso vamos tirando, mientras en el armario hay mucha ropa y poca rotación. Pues con este post espero dar unos cuantos tips sobre como alargar aquellas piezas de verano que nos encantan y que pensamos que solo nos podemos poner durante tres meses. Y no, les podemos dar una nueva vida.
Comenzaremos por el calzado, una de las piezas que más me gustan y que son versátiles tanto en verano como en invierno son las bailarinas. Las puedes llevar todo el año, las llevas con medias y las puedes alargar durante el entretiempo.
Los vestidos de flores son una pieza que siempre la encontramos durante los meses de primavera y verano. Y los puedes llevar con frío con un jersey de cuello alto debajo que combine con uno de los colores del vestido. También hay la opción de llevarlos con una rebeca, que es la opción más conservadora (y la que uso yo). Siempre recomiendo a los clientes de la tienda que tengan rebecas básicas en diferentes colores, que son una pieza para alargar tanto los vestidos como las partes de arriba de manga corta.
Si el vestido es corto, lo puedes combinar con botas altas y una chaqueta de cuero. Si es un maxivestido largo hasta los pies, aunque sean de tonos claros, los puedes combinar con botas y una blazer de color camel, por ejemplo, y será un look perfecto para el entretiempo.
Si tienes un vestido de tirantes lo puedes combinar con un jersey debajo o bien una camisa, así parecerá un peto. Y con un top de tirantes podremos usar un cardigan y con esto quedará convertido en un outfit bien invernal. Si queremos un look más serio, cambiamos el cardigan por una blazer y nos quedará más formal.
Los crop tops también se pueden combinar con una blazer o una cazadora de cuero tipo perfecto y los podrá usar en más ocasiones.
Un jersey oversize sobre cualquier vestido de verano le dará la vuelta.
También encontramos piezas comos shorts o faldas tejanas que las podemos llevar siempre, en verano sin medias y en invierno con medias y partes de arriba totalmente invernales, que siempre te verás bien.
Si quieres arriesgar, también puedes usar el vestido de verano como si fuera un top bien largo y ponerte vaqueros debajo, este último consejo sería para las más atrevidas, pero todo es probarlo!

 

Imagen de www.pexels.com

Maleta mini para una escapada de fin de semana

Cuando llegaron las vacaciones de verano escribí un post con ideas de como preparar la maleta perfecta y ahora debo tener ganas de fin de semana, porque se me ha ocurrido escribir sobre una maleta de cara a hacer una escapada de fin de semana.
Como iremos con maleta pequeña o bolsa de mano, no podemos llevar grandes pesos, así que tendremos que coger piezas que sean fácilmente combinables, y que nos ayuden a crear diferentes looks tanto de día como de noche sin obligarnos a llevar la maleta de los grandes viajes.
Creo que con dos pantalones vamos más que listas, unos vaqueros y unos pantalones negros serán más que suficientes. Para cada parte de abajo hay una regla no escrita de llevar dos piezas de arriba. Lo más práctico es vestir a capas, así que llevaremos un par de camisetas y dos jerseys. Sobretodo es importante jugar con las gamas de colores, que combinen entre ellos y que sean lisos, ya pondremos estampado en los complementos (acabo de hacer un spoiler).
Si es una salida de ciudad, llevaremos un vestido para cenar o para ir de fiesta que nos arregle un poco más. Y unos zapatos que combinen.
Para el viaje llevaremos los zapatos cómodos puestos, los vaqueros y la chaqueta o abrigo que llevemos. Y si llevamos alguna pieza que sea voluminosa tanto de ropa como calzado, la llevaremos puesta durante el viaje, así ahorraremos espacio en la maleta. Como queremos minimizar el espacio, pero queremos ser estilosas, tendremos que jugar la carta de los complementos, cogeremos pendientes bien vistosos para la noche y alguno de tendencia para los looks de dia. Y también llevaremos dos pañuelos estampados, para complementar que llevamos looks más lisos. Y así le damos una vuelta al look. Un par de anillos nos acabarán de redondear los looks y no ocupan prácticamente espacio.
Para viajes cortos, yo cojo el neceser del maquilaje al completo (una vez me lo dejé y fue como dejarse la cara entera en casa), y después el neceser del gimnasio para la ducha. Si tengo algún artículo que pueda cambiar por otro de pequeño formato o alguna muestra, hago el cambio y peso que me ahorro.
Esta maleta es la versión de fin de semana por ahora, que estamos yendo de cara a la primavera, pero que aún hace frío. De cara al verano ya haré un post para un fin de semana de playa, que hacer la maleta llenándola de bikinis siempre apetece.

Imagen de www.pexels.com

Looks de invitada con lo que ya tienes en el armario

Cada vez que nos invitan a una boda, ya sabemos que nos tocará rascarnos el bolsillo y muchas veces podemos encontrar un look perfecto con lo que ya tenemos en el armario.
Si tenemos una camisa blanca podemos hacer dos outfits donde la camisa blanca sea el elemento perfecto. El primero es con una falda larga, que puede ser lisa o estampada, combinada con cinturón y zapatos altos. Cuando se casaron los entonces Príncipes de Asturias, la invitada que causó furor fue Rania de Jordania, que llevaba un conjunto de Carolina Herrera que era precisamente esto, una camisa blanca y una falda larga. Desde entonces, esta idea se ha copiado hasta el infinito. La segunda versión es la camisa blanca con un pantalón palazzo, que son muy favorecedores. Hacen las piernas largas y estilizan la figura.Conseguirás verte las piernas más largas si lo rematas con unas sandalias de tacón.
Con una falda midi también puedes montar un look apañado de ceremonia. Tiene que ser una falda que sea un poco especial, porque en la parte de arriba pondremos un jersey (si la ceremonia es en invierno), una camisa y hasta una camiseta básica. Los zapatos tipo salón son imprescindibles en este outfit y tendrás que jugar con complementos de tendencia para rematar el efecto. Como estamos en 2019, pendientes largos y clutch con el color de la temporada.
Si tienes un dos piezas con pantalón, ahora es el momento de recuperarlo. En este caso, nada de camisas blancas que tampoco tiene que parecer que vengas directamente de la oficina. Un top lencero y unas sandalias de tacón y serás la reina de la fiesta.
Si aprieta el calor, ya se sabe que la mayoría de ceremonias son durante los meses de clima suave, puedes llevar los pantalones sin chaqueta y conjuntarlos con un top palabra de honor. Pelo recogido y sandalias de tacón y a correr.
Sí, soy consciente que he escrito varia veces la palabra “tacón”, pero en las ceremonias es un must. Con un poco de suerte, el detalle de los novios serán unas zapatillas.
Con un gasto mínimo en la zona de complementos (una bolsa de mano, unos pendientes largos y un collar vistoso) podemos convertir nuestro fondo de armario en un look de invitada perfecta.

Imagen de www.pexels.com

Instagram o como acabaré un una granja de “Proyecto Hombre”.

Estoy enganchada a Instagram, tengo que reconocerlo. Siempre lo miro antes de acostarme y por la mañana, después de la ducha, me gusta ver cuantos likes he acumulado durante la noche. Publico foto cada día y me encanta pensar qué fotos haré y cuando las publicaré. Tengo que decir que las fotos las publico prácticamente tal cual, que en temas de edición no me entretengo demasiado porque no quiero perder (más) el tiempo.
Tardé mucho en empezar y al principio no le hacía demasiado caso, pero cuando llegué a un número de seguidores que no estaba mal para un negocio como el mío, ya empecé a publicar stories mañana y tarde y una foto en la galería cada día. Y cuando llegué a tener ventas a través de instagram ya me enganché irremediablemente. La verdad es que es un ladrón de tiempo, pero qué bien te lo pasas cuando te lo pasas bien. Ahora aprovecho cualquier excusa para hacer fotos, siempre dentro del contexto de la tienda, todavía no estoy en plan influencer retransmitiendo mi vida por ig. Y creo que no llegaré a eso, pero ahora mismo no estoy para asegurar nada.
Creo que he llegado demasiado mayor para que mi autoestima esté ligada al número de likes, pero sí que es verdad que con instagram tengo pequeñas alegrías y también pequeñas decepciones. No hay que sufrir por mi autostima porque soy hija única y la tengo a prueba de bomba. Pero a veces cuando publico una foto a la que he dedicado un rato y le gusta a poca gente sí que me sabe mal.
También me han pasado cosas chulas, como tener un encargo y hacer stories del proceso de confección y que esto genere más encargos. Y también el hecho de estar conectada con la gente, que alguien te pida algo desde fuera del país y que tú se lo puedas hacer llegar. Y conocer a otra gente que está robando un negocio y crear comunidad. Hay infinidad de cosas positivas y la verdad es que no consigue cansarme. Creo que será una amistad bien larga.

Imagen de www.pexels.com

Básicos que no lo son tanto (y que han llegado para quedarse)

Ya hace tiempo que estamos viendo piezas que hace unos años estaban de moda y que ahora vuelven con ganas de quedarse.
Y las hay para todos los gustos, no os penséis. Para empezar, encontramos la riñonera, que ha vuelto cortesía de Gucci , pero ahora la vemos por todas partes. No hace falta decir que Amancio ha corrido a hacer una tirada larga y ahora tenemos riñoneras hasta en la sopa. Ahora bien, mejor si la llevas cruzada sobre el pecho, que te verás más fashion. Estoy pensando en hacer alguna, que es una pieza que no he hecho nunca y a ver cómo me quedaría. Seguiré informando.
Las botas de cowboy también han vuelto, o sea que si no tiraste las tuyas que se pusieron de moda allá por los 90, eso que te llevarás, que irás a la última sin mucho esfuerzo. Se llevan tanto de un color como de dos y en las editoriales de moda las podrás ver en formato botín.
Una shopping bag, si puede ser de firma mejor. A mi la que me gusta de toda la vida es la Neverfull de Louis Vuitton. Sí, se ve la imitación por todas partes, pero a mi me ha robado el corazón, y sé que algún día la tendré, aunque me pase lo que queda del mes comiendo acelgas.
Un vestido de canalé, además ahora los encontramos de verano e invierno. Los de verano se ajustan más a la silueta y marcan todos los defectos, pero los de invierno son como un jersey largo y favorecen a los diferentes tipos de cuerpo.
Los pantalones de punto, tanto de verano como de invierno, son una pieza extremadamente cómoda, que si combinamos con diversos básicos podemos crear un look todo terreno que nos hará sentir muy confortables. Si bien es una pieza más de verano, este año lo hemos visto en formato invernal vistiendo a las influencers de Instagram. Los jerseys cortos, que llegan más o menos a la cintura y que son muy cuadrados, ya que acostumbran a ser anchos. Hasta una de las marcas que tengo en la tienda, Pepa loves, que no acostumbra a seguir las tendencias, hace dos años que repite patrón y tengo que decir que cada año se agotan.

Imagen de www.pexels.com