Confinados

Pues sí, un artículo más sobre el coronavirus. Llevamos des del domingo confinados en casa y la verdad es que es una situación estraña. No solamente porque no havia pasado nunca antes, que también, si no por la incertidumbre del retorno. Y además, para darle emoción, os recuerdo que soy autónoma y con un negocio parado. Encuentro que en estos momentos es lógico que nos hayamos parado, no es un reproche, pero la pregunta es : ¿y ahora qué? Pues estos días voy de culo, la verdad. Estoy subiendo a la web los artículos de la colección primavera verano y es muy entretenido, copiar las descripciones, subir las fotos de los artículos. Pero así avanzo y aprovecho que no estoy en la tienda para avanzar y así ya lo tendré hecho cuando vuelva a estar operativa.
No hace mucho vi por televisión una entrevista con un político que había pasado un par de años preso y decía que en la cárcel, aunque en teoría no tenía nada que hacer, llegaba tarde a todo e iba estresado a las diferentes actividades que su situación le permitía. Y a mi me está pasando un poco igual, voy de culo saltando de una actividad a otra y por la noche caigo redonda. Que ya me va bien, no os creáis, pero vaya, tampoco hay que añadir estrés a una situación que ya lo es de alguna manera, de estresante. También estoy haciendo videollamadas que es una cosa que no había hecho nunca, y que ahora me gusta hacerlas y que, después, probablemente las encontraré a faltar. Y nunca había pensado que buscaría vídeos de fitness y yoga para hacer gimnasia desde casa. Ay que este virus nos hace hacer cosas insospechadas!
Hombre, se tiene que mover el esqueleto, que ahora no ando mucho y prefiero hacer un poco de cardio que hacer pasillos arriba y abajo, la verdad. Pero para insospechado, me he encontrado mirando un tutorial de moños en instagram, a ver si no estaré perdiendo el norte.
Una cosa que quiero destacar es que me está costando el hecho de vestirme por la mañana, si no tengo que salir, aunque he leído que va bien para mantener la moral alta, pero ya he conseguido pasar del pijama al chandal, que es un grado también. Dadme tiempo.
Pues nada, que pase el confinamiento y recordad que cada día es un día menos que nos queda.

Imagen de www.pexels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *