El showroom

Una de las cosas que más me gusta en el mundo es ir de compras. Me encanta ir a comprar, no hace falta que sea ropa, me lo paso en grande hasta cuando voy al supermercado, así que no tengo el listón demasiado alto, por lo que se ve…;)
Por eso me gusta cuando un par de veces al año, al final de las rebajas, toca ir a visitar showrooms para comprar la temporada siguiente. Reúne un par de características que lo convierten en una muy buena experiencia: comprar a tope y no gastar ni un euro. Digo comprar a tope porque en una sola compra dejas hechas dos colecciones de golpe: primavera-verano u otoño-invierno. Y no gastas un euro porque no lo pagas hasta el año siguiente, que es cuando recibes la colección. Y mientras, te pasas unas cuantas mañanas visitando showrooms, viendo ropa de todos los colores y de charla con los proveedores, qué más puedes pedir?
Además, como a estas alturas ya estoy un poco cansada de la ropa que todavía tengo en la tienda siempre sienta bien cambiar un poco la paleta de colores y ver lo que se llevará!
Todo cosas nuevas, ahora ya he terminado con las colecciones de otoño-invierno del 2019, ahora toca esperar hasta julio para repetir el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *