El vestuario en las series (y ya paro)

Una de las series de época donde el vestuario está más cuidado es en Peaky Blinders, una serie ambientada en el Birmingham de los años 20. Esta serie ha recuperado el look masculino de entre guerras: el tejido que manda es el tweed, especialmente en gris y marrón, y el uniforme de los protagonistas se compone de tres piezas: chaqueta, pantalón y chaleco. Las gorras también son indispensables y los cuellos, que entonces eran desmontables, igual que los puños, también. Como que era una época que no se lavaba tanto y que son las piezas que más se ensucian, se podían desmontar y eran intercambiables. Así, se alargaba el tiempo de poder llevar la misma camisa y se veía siempre impecable. Hay que destacar que Stephanie Colliens es la estilista de la serie y ha conseguido volver a poner de moda la estética de la época.
Una serie que al principio me costó bastante, pero que después me acabó enganchando ha sido «Glow», ambientada en la California de los años 80. Si bien en un principio parece la película «Flashdance», después descubrimos que el cast está lleno de mujeres de todas las tallas y colores: tenemos desde la típica rubia que protagoniza series de televisión a la actriz fracasada de color, pasando por la pakistaní delgada como un alambre. Y todas vestidas por Bettie Morgan, la diseñadora de vestuario de la serie que ha explicado que ha hecho una incursión por las tiendas vintage de Los Ángeles, donde ha conseguido piezas únicas que componen el 50% del vestuario y que el otro 50% son piezas diseñadas para la producción. Solamente hace falta echar un vistazo a los bodies que llevan las protagonistas (se dedican profesionalmente a la lucha libre) así como al maquillaje y a la peluquería para trasladarnos a los años 80 rápidamente. La cantidad de sombra azul así como los litros de laca que llevan en el pelo son una de las características de la década.
Uno de mis «guilty pleasures» ha sido Élite , y ha sido una gran sorpresa porque es una serie de instituto, y a mi ya me pilla lejos, el tema, pero como mezcla thriller con unas tramas que tela marinera, ya se me ha ganado. Y es una producción muy cara, donde se ven los euros invertidos. Pero hablemos de vestuario. En el instituto se tiene que llevar uniforme, pero aún así, la estilista de la serie, Cristina Rodríguez, consigue diferenciar cada personaje por la manera como lleva el uniforme: la más pija lleva una diadema como si fuera una corona y va llena de perlas, la musulmana es la única que va con pantalones y el más rebelde se afloja la corbata y lleva la camisa por fuera. Todo són detalles que nos ayudan a conocer a los personajes. Y cuando las tramas salen del instituto vemos que cada personaje viste diferente: la más rica hace que se note de donde viene porque lleva vestidos Gucci, la nueva rica va cargada de oro, la muslumana lleva sudaderas de Compañía Fantástica, una firma muy asequible, y la marquesa va vestida precisamente de esto, de marquesa. La verdad es que el trabajo del vestuario de esta serie es impecable y ayuda y mucho a como vemos los personajes y las tramas que protagonizan.

Imagen de www.pexels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *