Esas visitas

A veces en la tienda entran vendedores que quieren presentarte nuevas marcas y que estan haciendo su trabajo y, aunque no te interese, siempre te tratan bien y yo intento atenderlos del mismo modo.Pero hay otro tipo de visita que no siempre es tan agradable. Ya no hablo de los comerciales de telefonía móvil, que ya tienen bastante con tener un trabajo bien difícil como para que encima yo los critique, si no de vendedores de cosas que no tienen nada que ver con la tienda y que si no les compras nada encima se enfadan. Hace poco vino una chica a traerme un catálogo de una marca de congelados y aunque le dije que no estaba interesada, insistió en dejarme un catálogo y me dijo que me lo recogería en un par de días y que a ver si le podía hacer un pedido de 25 euros que era lo mínimo para empezar. Todo esto cuando yo le había dicho que no estaba interesada.
Pues dos días más tardes volvió y me preguntó si le hacía pedido. Por tercera vez (oh, sorpresa!) le dije que no y volvió a enfadarse. Me vino a decir que no entendía qué me costaba ayudarla (sí, usó la palabra ayudar) y que 25 euros no era mucho dinero. Yo le dije que esto era una tienda, que yo estaba aquí para vender ropa y complementos y que, si quería, también me podía ayudar ella haciéndome una compra. Se fue sin despedirse, totalmente ofendida. La verdad es que estar de cara al público no tiene desperdicio!

2 thoughts on “Esas visitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *