Fuera luces

El jueves pasado por la tarde cuando llegué a la tienda me encontré que estaban quitando las luces de Navidad. Y me dio penita, esa es la verdad. Si bien es cierto que si las dejaran más días daríamos una imagen un tanto descuidada, el hecho de sacarlas anuncia que ya se han acabado definitivamente la locura de las fiestas. Y mira, que lo encontraré a faltar. Veníamos de un par de meses estraños en cuanto a venta se refiere y el mes de Diciembre ha sido como siempre, mucha gente con ganas de comprar y, sobretodo, de regalar. Y mucho movimiento. El hecho de poder abrir los festivos hace que al final acabes por no saber en qué día vives y que muchas veces te acuerdes de la peli aquella del Día de la Marmota. Y también los días de abrir al mediodía, que te da una rutina diferente. La cabalgata de Papa Noel y de Reyes pasa por delante de la tienda y siempre es un momento muy emocionante, no solamente para los niños, la verdad es que este año solté alguna lagrimilla y todo. Y el día de Reyes, después de comer vine a etiquetar las rebajas, que este año empezaban en domingo. A estas alturas iba tan perdida que durante la comida del día de Reyes, y después del roscón, pregunté a los hijos de una amiga si volvían al colegio al día siguiente y, extrañados, me dijeron que no, que era domingo, que ellos volvían el lunes, si acaso.
Total que el primer día de rebajas, que era domingo y llovía, vine a abrir la tienda con pocas esperanzas de venta y la verdad es que fue bastante bien. Y pasado este día, retorno a la rutina, que me encanta! Hasta el año que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *