La última semana del año

Ahora hace justo un año que me propuse que mantendría el blog actualizado y que escribiría un post nuevo cada semana. Ha pasado un año y estoy muy contenta de ver que lo he hecho y que cada semana he publicado puntualmente. La verdad es que llevar la tienda es un trabajo complejo porque como quiero hacer muchas cosas y hacerlas todas yo, muchas veces es complicado llegar a todo lo que me gustaría. Pero lo estoy haciendo y me encanta. No es que no quiera delegar porque no me fie de nadie (que también) sino que tampoco me lo puedo permitir y aquí estoy, haciendo de vendedora, compradora, social media, estilista y mujer de la limpieza. Será por facetas!
Pero vuelvo a repetir que lo hago encantada y que de cara al 2018 quiero añadir una faceta más que la tenía apartada y que es la de tallerista. Espero que os guste y que vengáis a compartirla conmigo.
El otro día escuché una charla motivacional de estas que me encantan que muchos tenderos aplican el marketing de la fe, que consiste en abrir la puerta de la tienda y a rezar para que alguien entre a comprar. Me hizo mucha gracia la analogía y el mensaje de que tenemos que salir a buscar la clientela y que tenemos que estar activos en todo momento, siempre abriendo nuevos caminos. No hace falta decir que estoy totalmente de acuerdo y que para las personas inquietas como yo es ideal este estado, así es imposible aburrirse. Y aburriros, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *