Las rebajas

Antes de tener la tienda, tengo que decir que me encantaban las rebajas, era uno de los momentos del año que esperaba con ilusión. Era de las que iba una semanita antes a mirar qué había y después el primer día de rebajas iba corriendo no se diera el caso que me quitaran las piezas que había fichado unos días antes. Pero desde que soy tendera, me ha cambiado el punto de vista de una manera, si bien no radical, sí significativa. Ahora cuando la gente me pregunta por las rebajas tengo que vigilar de no arrugar la nariz, pienso que mi margen es más pequeño y que mis beneficios se encogen. Y, claro, los gastos no son los mismos…No es lo mismo ser Amancio que tener una tienda de barrio. Y mucha gente nos trata igual, que a mi ya me gusta que me comparen con una gran cadena, pero, claro, no tenemos nada que ver. Pero también tengo que decir que los meses que hay rebajas hay más movimiento en la tienda, que vender me encanta y que la gente se va encantada con sus compras. Así que bienvenidas sean!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *