Los mercados

Cuando decidí cambiar de rumbo profesional una de las primeras cosas que hice fue empezar a hacer mercados. Ya sabía que me gustaría, pero no sabía que me gustaría tanto. No hace falta decir que el primer mercado que hice me dejó rota y eso que fueron solamente dos días. Cansar cansan una barbaridad, las comas como son y, respecto a la venta, no siempre van tan bien como me gustaría. Pero la verdad es que me encanta estar todo el día en la calle y el contacto con la gente. Aunque lo que más me gusta es que en cada mercado coincides con gente diferente, que después te los encuentras en los diferente mercados y entonces te crea una sensación de familiaridad muy chula de sentir.
Cuando empecé con la tienda mucha gente se pensaba que ya no haría más mercados, pero la verdad es que he hecho alguno y espero repetir, ya que es una actividad que ahora puede ser complementaria y que acerca mi trabajo a otras zonas de la ciudad.

CAM00185

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *