Rebajas diferentes o como hacer un consumo responsable en este período

El otro día leía que desde que se liberalizaron las fechas de las rebajas (ahora se pueden hacer prácticamente cuando se quiera), las grandes cadenas de moda low cost se han acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado a cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a estar permanentemente con descuentos y eso se ha trasladado en cambios en la manera de consumir. El consumidor ya está acostumbrado a comprar por precio y que se piense que en cierta manera lo están estafando, porque si se lo pueden vender con descuento por qué tiene que pagar el precio entero. En esto nos diferenciamos el pequeño comercio, que vendemos colección y que nos alejamos de entradas de novedades constantes y de la fast fashion que tanto nos ha acabado arrastrando como consumidores. De cara a las rebajas, se pueden promover una serie de ideas para hacer un consumo más responsable en estos días de descuentos.
Primero de todo, tranquilidad, que hay rebajas hasta el siete de marzo y tenemos tiempo de sobra. Si compramos en tiendas pequeñas, veremos que no hace falta ir a comprar el primer día por miedo a no encontrar lo que queremos. Y también tenemos que tener en cuenta que si no lo encontramos, tampoco pasa nada. Es como la gula, que seguimos comiendo cuando no tenemos hambre y con las compras nos pasa un poco lo mismo: acabamos comprando por comprar o porque está rebajado y eso nos hace acabar comprando mal. Leí hace poco que solamente usamos el 30% de nuestro armario, así que tendríamos que tener en cuenta cuatro consejos que nos pueden ayudar:
-Revisar nuestro armario y entender (de verdad) nuestras necesidades. Y aquí entra en juego construir nuestro armario cápsula, con aquellas piezas imprescindibles para nuestro día a día y , a su alrededor, ir complementando con otras piezas no tan necesarias, pero sí más gustosas.
-No tener prisa para comprar: muchas veces les digo a las clientas que si dudan o no lo tienen demasiado claro que se lo piensen, que se vayan a casa y que si entonces les viene aquella pieza a la cabeza que vuelvan y se la lleven. Y si no piensan más en ella, a otra cosa.
-Invertir en básicos o bien en aquellas piezas que pueden tener una vida más larga y que nos permiten mil combinaciones.
-Marcarse un presupuesto dedicado a esta inversión, así nos ahorramos gastos innecesarios y las temidas compras por impulsos. Y hasta aquí el post de hoy, que espero que os haya gustado y que os pueda ayudar, ya que solamente llevamos una semana de rebajas y lo que nos queda.

Imagen de www.pexels.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *