Reciclando

Abro la página de Vogue en su edición digital y leo que el scrunchie es el accesorio para el pelo de temporada. Literal. Y no puedo estar más de acuerdo. Los scrunchies o coleteros ya hace un tiempo que vuelven a aparecer por todas partes y, aunque el titular es un poco atrevido, ya que se trata de un complemento realmente pequeño, yo los hago en la tienda y los voy vendiendo. La verdad es que los hago prácticamente en cadena y los voy vendiendo. La verdad es que los hago prácticamente en cadena, porque solamente necesitas un trozo de tela y un poco de goma para hacerlos. La gracia se encuentra en los estampados, cuanto más llamativos, mejor . La verdad es que se trata de una manera de aprovechar trozos de tela de piezas más grandes que te quedan en el almacén y así van saliendo. Mi padre me decía que tenía el síndrome de Diógenes, no lo decía en broma, pero la verdad es que no me gusta tirar nada.
Y ahora que estoy iniciando una mini colección de bisutería textil, la verdad es que me va de perlas haber conservado unos trozos de tela que ahora estoy usando para hacer collares. Hasta unas tiras de tela de Indonesia que me habían sobrado ahora las estoy aprovechando para hacer collares. Ahora que se lleva el tema del reciclaje y la sostenibilidad, puedo decir que estoy a la moda, porque hasta estoy aprovechando botones que tenía mi madre y que ya veremos el resultado. La idea era hacer una colección de bisutería textil con elementos reciclados y la verdad es que de momento el gasto es igual a 0.O sea que de momento voy bastante bien. Más adelante tendré que comprar alguna pieza como cierres o alguna bola que ya tengo pensada. Ahora estoy abierta a todo, a nuevas ideas y estoy con los ojos bien abiertos. Espero que la nueva colección vea la luz antes de Navidad y también espero que os guste un montón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *