Reflexiones en el día de la mujer emprendedora

Ayer fue el día de la mujer emprendedora y vi por redes que somos muchas las que un día dijimos que basta, que ahora mandábamos nosotras y que trabajaríamos por nuestra cuenta, hace mucha ilusión y hace que te sientas un poco menos sola. Tener un negocio donde solamente estás tú, ya sea una tienda, una consultoría o un nuevo artículo que quieres introducir en el mercado, es un trabajo muy solitario. Y a veces perdemos un poco el norte porque, como digo muchas veces, no vemos más allá de nuestra cueva. Estamos muy focalizadas en nuestro negocio y eso no siempre va a nuestro favor.
De mi entorno de siempre no hay nadie con negocio propio y a veces es difícil hablar de ello, porque a menudo te dicen lo que creen que quieres oír y no, a veces (no siempre) queremos saber una opinión sincera. Y muchas veces no te acaban de entender, tampoco.
Últimamente he conectado con bastantes emprendedores y ahora me siento mucho mejor, mucho más acompañada y mucho más intensa. Es importante tejer una red de contactos donde poder hablar, consultar y hasta quejarte sabiendo que tus interlocutoras están pasando por lo mismo que tú, o bien van más avanzadas y te pueden ir orientando. Claro que emprender tiene cosas muy buenas que no pienso cambiar por nada, especialmente cuando recuerdo como era trabajar en una empresa grande. Que conste que he dicho empresa grande y no gran empresa, porque todo emprendedor tiene una gran empresa, aunque muchas veces sea el único trabajador.
Y sí, estoy encantada y a veces pienso que tendría que haber empezado mucho antes, pero entre una cosa y otra, nunca encuentras el momento para empezar hasta que, como mínimo en mi caso, el momento perfecto se te pone delante y no puedes decir que no. Y entonces es cuando tu nueva vida empieza, una vida diferente, con altos y bajos, pero los momentos altos siempre compensan. Es un péndulo, siempre hay días muy buenos y días fatales, no nos engañemos, pero cuando se equilibran te sientes que no podías estar mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *