Slow fashion

Este término nació el 2017 de la mano de Kate Fletcher, profesora de diseño y moda en Londres. Se trata de lo opuesto a la moda de tiendas de consumo masivo, donde todo se ha hecho rápido, en cantidades industriales y a menudo bajo condiciones laborales dudosas en países lejos del nuestro.
Esta moda se refiere a una fabricación artesanal, piezas confeccionadas por pequeñas empresas y en cantidades no muy grandes. Se trata de un comercio justo, de comprar calidad y localmente.
Encuentro que todos somos responsables cuando queremos camisetas a cuatro euros y cuando no valoramos el trabajo artesanal. A mi en la tienda me pasa que la gente no valora el trabajo hecho, que encuentran que una pieza hecha a mano por mi es cara (no tengo ninguna que supere los 40 euros), pero a veces (y cada vez más) aparece alguien que sí valora el trabajo hecho y que está encantada de que haya tiendas así.

20170324_130431

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *