Jornadas de no venta

Hay días que entra mucha gente en la tienda y no se vende nada. O días que entra poca gente y tampoco se vende. Son las jornadas de no venta, donde tú tienes que trabajar igual, pero que no hay resultados. O como mínimo, resultados de los que no se ven reflejados en la caja, de los que no lucen cuando tienes un negocio. Son días que cuando cierras te vas un poco depre a casa, parece que el proyecto no acabe de funcionar y que lo que haces no guste. Es curioso este sentimiento, ya que haces lo mismo que otros días en que parece que todo va bien y, en cambio, a ti te parece distinto. Es verdad que aunque no se venda, hay mucha gente que entra a mirar y compra más adelante, o sea que son días que también son útiles, aunque no lo parezcan. O sea que, aunque me cueste decirlo, las jornadas de no venta tienen su función.